lunes 3/8/20
El Nora

GALERÍA DE FOTOS del Carmín del COVID

Dice la canción que al Carmín de La Pola se lleven medies azules, pero el COVID-19 lo ha cambiado todo y celestes fueron las mascarillas que lucieron numerosos polesos que, pese a las circunstancias, no quisieron dejar de celebrar la festividad con más arraigo en la localidad.

Alicia Lagranda, de Los Tesoros de Ali, fue su artífice. En las últimas semanas confeccionó más de 300 protectores, uno de diseño propio, con un 2020 haciéndole la peineta a la pandemia y otras a demanda, por ejemplo con la Cruz de la Victoria.

Este año tocó cambiar manteles y cenadores en el prau de La Sobatiella por las mesas y sillas de las terrazas, que alegraron el gris con el que amaneció el lunes, como si el tiempo supiera que no era un día de fiesta cualquiera.

Los hosteleros fueron los protagonistas durante todo el fin de semana. «Estoy muy orgullosa de los polesos, les doy un diez; la gente se comportó muy bien y esperamos ser un referente para otras localidades», aseguró Loreto García, de la Sidrería El Madreñeru. Asimismo, destacó la colaboración del Ayuntamiento para ampliar una hora más el horario de apertura de los establecimientos.

También Alberto Díaz, de El Patio de Butacas, se mostró satisfecho. «Es un año diferente, pero la gente ha respondido, no podemos quejarnos», apuntó.

La misa del domingo en honor a la Virgen del Carmen fue el único acto que se salvó de la cancelación, si bien no hubo procesión ni subasta del ramu al uso, que fue donado por AFATRA. En su lugar, los panes dulces se vendieron de forma directa a través de vales y los beneficios se destinaron a Cáritas. Fue la última ceremonia festiva en Siero del párroco, Juan Hevia, que en septiembre se trasladará a Colloto.

Comentarios
GALERÍA DE FOTOS del Carmín del COVID