viernes 27/5/22
El Nora

FOTOS de la multitudinaria pasión religiosa vivida en Lugones

Las procesiones del Cristo Yacente y de la Virgen de la Soledad llenaron las calles

Lugones volvió a celebrar con fervor la Semana Santa y los pasos de la Cofradía del Cristo de la Piedad y de la Virgen de la Soledad volvieron a procesionar por las calles de la localidad el Viernes Santo.

A las doce del mediodía tuvo lugar el Vía Crucis, que partió desde la capilla de Nuestra Señora del Buen Suceso, en El Carbayu y discurrió por la pasarela sobre las vías del tren hasta llegar a la iglesia parroquial de San Félix. En el camino, catorce paradas para recordar los diferentes momentos vividos por Jesús desde su prendimiento hasta su resurrección. Las mujeres de la Cofradía acudieron con mantillas negras y velas y en cada parada cambió el portador de la cruz.

Por su parte, a las seis de la tarde tuvo lugar la procesión del Cristo Yacente. Los costaleros, ataviados con sus hábitos negros y con las cabezas cubiertas, volvieron a salir después del parón obligado por la pandemia. "Había muchas ganas, incluso nervios", aseguraron desde la Cofradía. Cientos de personas se acercaron hasta la iglesia y acompañaron en silencio al santo sepulcro al ritmo marcado por la Banda de Música de San Martín del Rey Aurelio. En la calle Leopoldo Lugones hubo una parada especial para que Patricia Pariente entonara una emotiva saeta.

Por último, a las nueve de la noche, las velas fueron las protagonistas en la procesión de la Virgen de la Soledad, portada por las mujeres y nuevamente acompañada por la Banda de Música de San Martín del Rey Aurelio. Antes de su salida del templo, la voz de Patricia Pariente volvió a sonar, esta vez en honor a la virgen.

Comentarios
FOTOS de la multitudinaria pasión religiosa vivida en Lugones