martes. 28.06.2022

Ya saben cómo vivían en los pueblos antiguamente y conocen las características de aquella forma de vida -que no dista demasiado de la esencia actual- porque hoy tuvieron la oportunidad de recibir una visita guiada en el Museo Etnográfico del Oriente de Asturias de Porrúa. Eran un grupo de mujeres de Gijón que fue recibido por otras tantas mujeres de Porrúa. Juntas dieron forma al proyecto "Andariegas" impulsado por la asociación Cuantayá. Y ahora, después de este primer encuentro, las urbanitas podrían contar ya cómo se hacen quesos e incluso definir por alto qué es eso de la economía circular y el consumo del kilómetro cero.

El ejemplo se lo dieron las porruanas. Que les contaron los porqués de la vida rural, y los motivos por los que mujeres y medio rural son términos inevitablemente unidos. 

Así, el encuentro que hoy hubo en Porrúa tiene mucho que ver con la necesaria pedagogía que las mujeres de los pueblos han de hacer con las de las ciudades. La idea era propiciar vínculos entre mujeres de las zonas urbana y rural. Acercarles la cultura de la zona y mostrarles el patrimonio del lugar. Y así comenzó esta historia, con la presentación de cada grupo -el de Gijón por su lado y el de Porrúa por el otro-; con muestras de danzas etnográficas y cancios locales; con una comida de "traje" (porque cada una trajo un plato distinto para compartirlos juntas) y con la visita al Museo, a la Quesería de Porrúa y a los barrios y puntos más importantes de uno de los pueblos con más arraigo del concejo llanisco.

WhatsApp Image 2022-03-26 at 15.19.30
Encuentro Andariegas en el Llacín

La suma de compartir experiencias, aprender de los errores, apuntar bien los fracasos y señalizar bien el camino al éxito siempre da un saldo positivo. Las gijonesas se llevan a la ciudad como lección aprehendida que la vida en los pueblos es para quien la elija y asuma que en ellos todo tiene una cadencia distinta. Ni mejor, ni peor. Distinta. Y, sobre todo, se llevan como lección moral que en los pueblos hay futuro. Y mucho. 

La próxima será a la inversa. Y las mujeres porruanas del Llacín acudirán a Gijón para comprobar que en la ciudad también hay motivos para vivir, luchar y crecer.

Lección rural en Porrúa
Comentarios