viernes 3/12/21

OVIEDO ESTACIÓN DEL NORTE

NORA TRESPALACIOS

Arranca la viga´l carru de La Estación y siento que nos empuja algo, algo que puxa hacia la Uría del ensanche al rebuscu del so interior. Otru ensanche, quizá, pero d’esos que solo son fatibles mirando pa ún. A mi tocóme coles muyeres, pandereta en ristre y cerrando la xente de lo civil, ensin partíos. En pos de nos, diben toles organizaciones que sofiten -ye un dicir- el sintíu común, pues a les altures que tamos, poner trabes a la oficialidá é como confundir güei con ayeri.

Si l’asturianu ye una lluenga inventada, tolos güelos nuestros fueron inventores. Que pueda ser un trucu pa metése a profesores, lo dudo: la xente que iguó la escuadra el sábadu, entre la Renfe y la Catedral, movíase por convencimientu, y no atalantando daqué “puestu-o-posición”.

Camina xunto a min una madre perxoven con dos rapaces roxos. A la cría dícen-y Marina, y Matías a él. Pregunté-yos y veníen de Llanes: pe los güeyos de los tres se columbraba el futuro y el Cantábrico que bañó a toos los nuestros, primero que les llingües medrasen a muries.

manifestacion-oficialida-01

Salida de la manifestación desde la Estación del Norte de Oviedo. FOTO: Juanjo Arrojo.

Vi munchísimes muyeres, que s’entendíen percima de la xeneración. Les muyeres toquen y piensen al sen con la facilidá del agua cuando cuerre, y siempre jué más delles el arte d’entendese: por eso acepten la diversidá de pronomes ensin ponese como un fute. Y lo mesmo cola llingua, que poco que la dexen, entama a amasar axetivos, tropos y ñomes pa les coses que valen, a ver si ceza el tiempu la necedá, que tan mal s’escosa.

Así que componte, Barbón, como diz mi madre cuando alguien prende algo sin arte o con desgana: llega el tiempu de estremar la llei del bozal y de hermanase tamién a los tres puntos cardinales que no miren pal inglés. Tienes que conteate, Emilio, en la pila xente que ti alvirtió Rodrigo, el de Vegarrionda, y jallar tan prestu como puedas una llugatina pa iguar la oficialidá del romance. Que lo val.

PLAZA DE LA CATEDRAL

GONZALO BARRENA 

En una plaza hasta la bandera, que lleva desde no se cuándo la etiqueta de Alfonso El Casto, le puso Rodrigo Cuevas el nombre del revés. Rodrigo Primero El Agitador llamaba sin parar a junta con el bígaru, liderando a quienes ansían ventilar la habitación del patriarca. Que está, por cierto, a punto del colapso porque no todo el mundo es hetero-cristiano y comienza a despuntar el bien en medio de una moral machihembrada.

Oviedo es una ciudad chica e impostada, y por eso languidece. De ahí que, cuando recibe sangre profunda, como la del sábado 16 de octubre, se sonrosa, suelta la melena y pasa de regenta a mujer. Y así se remozó -ese día- el escenario burgués, a golpe de pueblo, y ausentes gracias a dios o con sordina, las trompetas de partido. Y también por eso la consejera Berta, pie a tierra, pudo pulsar la realidad irrefutable de Les Asturies, que siempre son plurales, enhebradas al biés de las ejecutivas por voluntad expresa de que la lengua de mió güela puedan aprendela neños y neñes tamién, como replicaban los estribillos y las panderetas.

manifestacion-oficialida-03

En primer plano los alcaldes foristas de Amieva y Peñamellera Alta, José Félix Fernández y José Antonio Roque. Detrás la consejera de Cultura, Berta Piñán.

La oficialidá del asturianu se acerca porque, más que una lengua, es hoy un momento. Los argumentos en contra se debilitan por inconsistencia y suenan cada vez más a visigodo, como los fieles de Trump que, asaltando el Congreso, contribuyeron a sepultar la infamia en el bien de todos. No se puede silenciar por más tiempo ni al pueblo ni a Pumares, como rezan esos desafortunados carteles contra el diputado Adrián cerrándole los labios, siendo nuestra lengua, como nuestra tierra, tan frutable…

Ya, ya, ya, con un cestáu de votos, caminen Les Asturies hacia la oficialidá.

manifestacion-oficialida-04

Rodrigo Cuevas, tocando'l bígaru.

manifestacion-oficialida-06Empatía, sonrisa a raudales y juventud entre asistentes. 

manifestacion-oficialida-02La Plaza de la Catedral hasta "las banderas".

«Ya, ya ya, Oficialidá»
Comentarios