lunes 3/8/20

La oca "Tic Tac" revoluciona La Cueva de Piloña

Ni perros, ni gatos ni conejos. Las hermanas Yaiza y Naira  Rojas, de 5 y 6 años de edad y vecinas de Ludeña (Piloña), han optado por tener como mascota una oca a la que han bautizado como "Tic Tac". El nombre es un juego de palabras que además de imitar el sonido de un reloj les sirve para homenajear a su abuela, a la que llaman "Tita". El ave fue criado desde la incubadora por su padre, Luis Rojas, y con dos meses de vida se ha convertido en un miembro más de la familia. "Como no sabíamos si era chica o chico le pusimos ese nombre que vale para los dos sexos", aclaran las propietarias. Como les da pena dejar sola a "Tic Tac" en casa han tomado por costumbre llevársela de excursión, lo que genera gran expectación entre los vecinos, que observan incrédulos cómo la oca pasea por zonas como el área recreativa de La Cueva, sin separarse nunca de la familia pese a que la dejan suelta y a su libre albedrío. Si los dueños se ponen a comer ella descansa debajo de la mesa. Si optan por bajar al río no duda en seguirlos para darse un chapuzón pero nunca los deja solos.

oca-tic-tac-pilona

Yaiza Rojas, Isaac Melo y Naira Rojas en La Cueva con la oca "Tic Tac"

Según explica la familia, el estrecho vínculo con la oca se formó de manera fortuita. En casa siempre tuvieron aves de corral y cuando la  mamá de "Tic Tac" se murió siendo ella apenas un huevo decidieron incubarlo para ver si sobrevivía. "Nació tan débil que tuvimos miedo a que falleciera pero con cuidados constantes salió adelante y ahora no se separa de nosotros", cuenta el padre. Al principio le daban de comer cada pocas horas con una jeringuilla pero ahora ya es capaz de comer hierba y forraje por sí misma

oca-tic-tac-pilona-02

"Tic Tac" se baña en el río mientras "Pollo Gringo" vigila desde la orilla.

Además de las hermanas Rojas la oca piloñesa cuenta con un compañero de juegos inseparable, un pitu al que las niñas han bautizado como "Pollo Gringo", que la sigue a todos lados y la vigila desde la orilla cuando se baña en el río. Los propietarios de la oca aseguran que pese a su andar torpe y distraído "Tic Tac" es en realidad una mascota muy inteligente, protectora y cariñosa. "La llamas y viene como si fuera un perrín. Le gusta tener compañía. Para las niñas es como un peluche", explican. "No la cambiamos por nada del mundo", concluyen.

La oca "Tic Tac" revoluciona La Cueva de Piloña
Comentarios