martes 22/9/20
OPINIÓN

La arquitecta municipal de Parres

Pero como la señora Martínez Radío estaba bien apoyada, ahí la tienen con medio Parres paralizado

El otro día charlando con el teniente alcalde del municipio pude constatar que sabía muy bien la maniobra para que la señora Radío, arquitecta municipal, se hiciera con su plaza de forma curiosona.

La chica había quedado a 2,37 puntos de su oponente Francisco Menéndez Vega.

Hasta ahí todo bien, pero aquí comienzan las cosas curiosonas que según me afirman van a ser revisadas por los órganos pertinentes. El que quedó segundo tenía años de experiencia en la administración y por ello añadía en la citada puntuación  3,85 puntos, que le daban ganador de la plaza. Así lo entendió el tribunal y con fecha 6-11-de 2.008 fue nombrado arquitecto Municipal el señor Menéndez Vega. Para mayor abundamiento de datos en el BOPA 279 de fecha 1-XII-2008, lo encontrarán todo.

Pero la señora Radío no se conformó y recurrió. Y, oh milagro: por arte de un informe del Secretario en funciones, que no titular, de Llanes, en el que decía que si bien no era funcionaria, había trabajado un tiempo para una empresa de arquitectos, que a su vez y de forma externa realizaba trabajos para el Municipio de Llanes, con lo que se podía interpretar que ella también podía sumar los puntos por experiencia, aún sin ser funcionaria.

El asunto fue recurrido por su oponente, hombre de poca influencia y la señora Radío ese asunto lo tenía resuelto.

Y a no mucho tardar, los tribunales, cuya imparcialidad y funcionamiento vamos viendo en estos últimos años, la hicieron funcionaria, le dieron los puntos que le faltaban y aquí paz y después gloria.

Pero como la señora Martínez Radío estaba bien apoyada, ahí la tienen con medio Parres paralizado, cerrando la mayor inversión del concejo y, no contenta con el levantamiento de la suspensión, queriendo volverla a cerrar.

Indudablemente toda y mucha más documentación cayó en mis manos porque algunas personas decentes creen que puede haber indicios de malas prácticas en el nombramiento de la señora arquitecta.

De momento les cuento lo que voy sabiendo, que me deja perplejo y de mal humor. Menos mal que nuestro periódico ya saben ustedes lo leído y querido que es, luego alberga en mi la esperanza de que alguien se ponga a revisar la trayectoria de oposición antes nombrada.

Yo ni disfruto ni dejo de disfrutar, pero la documentación que tengo se la entregaré en mano al alcalde y a un teniente alcalde, para que con ella en la mano actúen en consecuencia. Y que cuando usted acuda a la oficina técnica Municipal de Parres, totalmente colapsada por la titular de la misma, sepa algo más sobre esta señora.

Dato: tardó nada menos que 18 meses en conceder la licencia de obras que luego ella cerró y era la mayor inversión de Parres; tiene paradas obras a tutiplén y los vecinos me llaman para ver si algo se puede hacer. Pues tranquilos, que me dicen que alguien está revisando su curiosona manera de acceder a la plaza de arquitecta, que maldita la falta que hace (no se construye nada y lo que se construye lo paraliza), pero como la pagamos entre todos, ahí la tenemos.

Conste que no conozco a la citada señora, ni ganas tengo. Eso sí, en sucesivos periódicos iré contando cosas de gente que se cree que son los reyes del mambo y perjudican a trabajadores del pueblo. En el caso de Cofiño, cuarenta personas se quedaron sin trabajo tres meses por la forma singular del funcionamiento de una técnico que habrá que amortizar de seguir con su comportamiento actual. No hay trabajo para nadie, y un funcionario con plaza en propiedad (de momento) quita irresponsablemente el trabajo a los demás. En manos del señor alcalde, que también cobra un buen sueldo, está poner este asunto donde debe estar, defendiendo los intereses de sus ciudadanos, porque de lo contrario las elecciones están a la vuelta de la esquina y ya se sabe.

 

 [email protected]

La arquitecta municipal de Parres
Comentarios