martes 22/9/20
OPINIÓN

Futuribles

Lo del CSIC es muy, muy significativo porque es una realidad, pero es, sobre todo, una tendencia.

Esta noticia es triste, muy triste, porque pone de manifiesto una situación; y una tendencia.

El Gobierno reduce el presupuesto en investigación, estoy convencido, ni por sadismo ni por ignorancia, ni por aquello de ‘¡Qué inventen ellos!’, sino porque no-hay. No hay fondos y hay que escoger.

El Sr. Ministro de Hacienda lo dijo muy claro cuando presentó los presupuestos del 2015: lo primero, lo fundamental, lo prioritario, lo indiscutible, es reducir el déficit y, lo dice en la Constitución, pagar los intereses de la deuda pública. Se aplica a esos menesteres y lo que queda se reparte; pero primero de prioriza.

Por ejemplo, o se dotan algunos fondos que mitigue los efectos que pone de manifiesto aquel anuncio del ‘bocadillo de pan con pan y tu pones la imaginación’, o se invierte en investigación. No, no es una caricatura, es una comparación. Imaginen como está España. Y eso que las raíces de la recuperación española son vigorosas, que si no lo fuesen …

Lo del CSIC es muy, muy significativo porque es una realidad, pero es, sobre todo, una tendencia. En el modelo que ya está llegando uno de los hechos diferenciales lo determinará la productividad y el nivel tecnológico, y para llegar ahí hace falta investigación de base. Calculen el futuro que le espera a España. (Claro que hay quien dirá que para atender a turistas con reducido poder de gasto y para ensamblar automóviles de bajo valor añadido no hace falta investigar mucho).

(Publicado 21.10.2014)

Afortunadamente, este tipo de afirmaciones y de proclamas acaban siendo contrastables en el tiempo.

No importa que absolutamente ninguna institución internacional avale los números con los que el Gobierno ha elaborado sus presupuestos del 2015, y tampoco importa que el resto de partidos argumente (bastante pobremente, pienso) contra las proyecciones presupuestarias (en realidad podrían haberse ahorrado el debate presupuestario: el partido en el Gobierno tiene mayoría ultraabsoluta: el 20N del 2011 fue elegido por aclamación, y va a salir lo que el Gobierno presente, así que no sé porqué pierden el tiempo: los parlamentarios podrían trabajar en otros proyectos verdaderamente urgentes). El tiempo irá dictando su sentencia.

A mí, las palabras del Sr. Ministro de Hacienda de ayer me suenan a ‘Brotes verdes’, a ‘La luz al final del túnel’, a ‘Destellos’, a ‘Raíces vigorosas’. Aunque tal vez el planeta se halle al borde de una nueva manifestación de esta crisis sistémica en la que estgá sumido y España esté viviendo en otra galaxia, que todo podría ser.  (Publicado 22.10.2014)

 

Sinceramente hay cosas que no se entienden. Resulta que a cuatro superbancos les han puesto una multa por asociarse con el fin de manipular el libor y el precio de derivados sobre CHF.

Lo que no se entiende: Si el delito es tan horroroso, tan tremenda la violación cometida, porque esa ridiculez de sanción. Para esos bancos esa cantidad es pura calderilla, como para Uds. diez euros (o menos). ¿Se quiere penalizar a los delincuentes y a la vez dar un escarmiento que desincentiven actuaciones semejantes?, pues impónganse sanciones económicas que de verdad afecten a sus cuentas de resultados del año en curso de modo que sus gestores tengan que explicarse en las juntas de accionistas. 94 M, ¡Por favor!.

Ahora que sale el tema aprovecho. Las autoridades de defensa de la competencia suelen imponer sanciones económicas muy reducidas por hechos como el descrito, hechos que ellas mismas califican de muy graves; sanciones que suelen ser infinitamente menores que los beneficios que el delito ha producido a los delincuentes. ¿Cuáles deben ser los motivos de tal proceder? (Publicado 22.10.2014)

 

@sninobecerra

Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.

Futuribles
Comentarios