domingo 24/10/21
OPINIÓN

La importancia de Nevares

Diez años antes del descubrimiento de América desapareció el Condado de Las Arriondas,

Bula del papa Clemente XIV (1770) web.jpg

GALERÍA DE FOTOS 

Ahora que los vecinos del pueblo de Huexes, en la parroquia de San Antonio Abad de Nevares (concejo de Parres) van a celebrar su tradicional fiesta de Santiago, conviene recordar que en Nevares nacieron y vivieron muy importantes hombres que fueron fundamentales en la historia del concejo, de Asturias e, incluso, de España.

Suero Gutiérrez de Nevares sirvió a Blanca de Navarra, esposa de Pedro I “El Cruel” y a su hermano Enrique de Trastámara en sus luchas por el Reino, en 1367. Juan Cordero de Nevares, diputado en la Junta del Principado, apoyó a Enrique II contra su hijo bastardo Alfonso Enríquez, Conde de Gijón, hasta que -dieciocho años después- fue conquistada la villa gijonesa y allí apareció Diego Alfonso de Nevares apoyando a Enrique III.

Diez años antes del descubrimiento de América desapareció el Condado de Las Arriondas, el cual se vio reducido a un Coto y, una cuarta parte del mismo, quedó bajo la administración de los Cordero de Nevares que -un siglo después- ostentaban el cargo de Alférez Mayor y Regidor del Concejo, títulos concedidos por Felipe II desde su residencia de El Escorial. En 1672 el Regidor Bernardo Estrada de Nevares compró el Coto a los vecinos y acabó haciéndose dueño de casi las tres cuartas partes del concejo. Este Regidor poseía también una casona -desaparecida hace siglo y medio- próxima al puente de Arriondas, (cerca del pequeño edificio donde se celebraban las Juntas y Justicia de Las Arriondas, más tarde dedicado a capilla), pero el palacio de Nevares era la residencia habitual de la familia y la iglesia próxima al mismo era de su propiedad.

Aquí queríamos llegar por dos razones. Una es que en el interior de esta iglesia se conserva el escudo familiar compuesto en 1682, y en el cuartel inferior del mismo -en sinople (verde)- hay un escudete jaquelado de 15 piezas, 8 de gules (rojo) y 7 de oro, con dos corderos de plata, afrontados. Este cuartel forma parte -entre otros- del actual escudo de Parres.

La otra y principal razón de estas líneas es dar a conocer un documento, creo que inédito para la  mayoría de los 116 vecinos de Nevares y de los de Parres en general. Entre los manuscritos que se conservan -desde 1671- sobre Nevares y su entorno parroquial, hemos encontrado un pergamino (datado hace 244 años) cuya esencia reza así: 

EL PAPA CLEMENTE XIV

“A todos los fieles cristianos, por la presente carta de la Santa, Católica y Apostólica Sede Pontificia, para acrecentar la religiosidad de los fieles y el provecho de sus almas con la caridad, a todos los que visitaren la iglesia de Nevares en las festividades de San Antonio Abad y de Santiago el Mayor, o en las vísperas de las mismas, y más aún a quienes lo hicieren todos los años por devoción y por voto, y cumpliendo los requisitos habituales propuestos por la Iglesia, les será concedida indulgencia plenaria, con remisión de todos sus pecados, para alcanzar la gloria y la salvación que esperan”.

“Dada en Roma, en Santa María la Mayor, bajo el anillo del Pescador, el XII de septiembre de MDCCLXX.  Para Gloria de Dios Padre.”

Podemos dar por hecho que esta bula pontificia habría sido previamente solicitada a Roma desde el propio palacio de Nevares que era el propietario del templo y que -con la concesión de este tipo de indulgencias- serían muchos los peregrinos que acudirían a esta iglesia en la fiesta de San Antonio Abad (cada frío 17 de enero), pero a buen seguro que serían muchos más los que lo harían en la estival jornada de cada 25 de julio, incluyendo algunos europeos de camino hacia Santiago de Compostela, de forma que esta visita les serviría de alivio temporal, pues no olvidemos que algunos fallecían antes de llegar a Galicia, o ya en su regreso de meses y meses de peregrinación desde la supuesta tumba del “Hijo del Trueno”, como les llamó Cristo tanto a Santiago el Mayor como a su hermano el Apóstol y Evangelista Juan,  ambos posiblemente primos del que fuera su Maestro.

La importancia de Nevares
Comentarios