lunes 1/3/21
PELAYO SUÁREZ COLUNGA, concejal de Obras y Servicios en el Ayuntamiento de Noreña

«La renovación del alumbrado público de Noreña supondrá un ahorro de más del 60%»

pelayo-suarez-norena
Pelayo Suárez Colunga, concejal de Obras de Noreña.

La renovación del alumbrado, iluminación y señalización exterior de Noreña es una de las actuaciones más importantes llevadas a cabo en el municipio en los últimos años. El proyecto, adjudicado el pasado mes de julio a Ferrovial Servicios SAU por 865.130 euros y cuyas obras dieron comienzo en octubre, está en su recta final y el concejal de Obras y Servicios, Pelayo Suárez Colunga, hace una valoración de su desarrollo.

– ¿En qué situación se encontraba la red de alumbrado público? ¿Qué fue lo que les llevó a plantear una renovación integral?

– Estábamos ante una instalación que con el paso de los años se había quedado obsoleta y  una de nuestras ideas era apostar por la renovación. Reconvertir toda la red a tecnología LED es mucho más eficiente, no solo por el ahorro que supone, también por el mantenimiento y la conservación de los equipos. Dio la casualidad que había una convocatoria de Fondos Feder para entidades locales que favorecieran el paso a una economía baja en carbono y preparamos el proyecto.

Las nuevas luminarias dan luz a la vía pública, que es lo que hay que alumbrar.

– ¿Cuánto ahorrará el Ayuntamiento con el nuevo sistema?

– En la actualidad estamos pagando unos 275.000 euros anuales y se estima que el ahorro estará entre un 60 y un 70% del consumo por el cambio de luminarias y porque se están corrigiendo las potencias de los cuadros eléctricos. Eso que notemos de forma directa en el gasto. Pero como decía antes, también lleva parejo un ahorro en el mantenimiento, ya no van a ser necesarias tantas intervenciones para solventar incidencias y averías.

– ¿Ha incidido la pandemia en la ejecución de las obras?

– Sí, desde el principio hubo que amoldarse a la pandemia. Primero se paralizaron los plazos, lo que provocó un retraso en las fechas que teníamos previstas. El parón afectó a todos, así que cuando la adjudicataria firmó el contrato e hizo el pedido a los proveedores, tenían un aluvión y eso generó trastornos a la hora de recibir el material. Y que fueran cuatro tipos de luminarias diferentes y la señalética también lo complicó. Así que no pudo seguirse una planificación concreta, más bien según fue llegando el material se fueron acometiendo los cambios.

– ¿En cuántos puntos de luz se ha intervenido?

– Se han cambiado 1.500. También se corrigió alguna zona que necesitaba refuerzo y se ampliaron los puntos que había y, al contrario, en sitios donde estaban muy próximos se suprimieron. Las nuevas luminarias tienen además una característica singular y es que tienen un plástico antivandálico que soporta impactos bastante grandes. Además, están cerradas herméticamente, por lo que no acumularán suciedad, lo que ayudará también a su conservación.

– ¿Cómo está siendo la acogida a la nueva iluminación?

– En general está siendo buena. Es cierto que se han detectado algunas incidencias puntuales que se están analizando, como zonas en las que se ha comprobado que hay poca luz y la empresa subsanará errores. Pero también es cierto que no es que ahora se vea menos de forma general, ese es uno de los efectos de la contaminación lumínica y de las luces halógenas, que tenían un haz de luz excesivo. No es que se viera más, es que había contaminación. Las nuevas luminarias dan luz a la vía pública, que es lo que hay que alumbrar.

– ¿Tienen previsto realizar alguna actuación más referente al alumbrado público?

– Con esta renovación, en materia específica de alumbrado público quedaría todo hecho en el núcleo urbano. Sí está previsto renovar alguna calle y en ese caso se volverá a intervenir, por ejemplo en los casos en los que el alumbrado esté en las fachadas, se pasará a los viales. Y en las zonas rurales ya se han realizado actuaciones durante los últimos cuatro años y se instalará algún punto más si es necesario. Lo que sí queda pendiente es la renovación de toda la iluminación de los edificios municipales, que nos gustaría que también fuera LED. Tenemos que valorar el proyecto y ver si encaja en alguna subvención o tenemos que llevarlo a cabo con recursos municipales. Va a ser una actuación de menor cuantía, pero también importante.

«La renovación del alumbrado público de Noreña supondrá un ahorro de más del 60%»
Comentarios