domingo. 02.10.2022
MARÍA RÍO PRESA, PREGONERA DE LAS FIESTAS DEL ECCE HOMO

«Noreña es el lugar donde sé que tengo que volver siempre»

La directiva farmacéutica recordó la villa condal de su infancia con un emotivo discurso en el que sus padres fueron los protagonistas
María Río Presa estuvo acompañada en el escenario por las reinas, la alcaldesa, Amparo Antuña y la presidenta de Sonofe, María Luisa Fonseca
María Río Presa estuvo acompañada en el escenario por las reinas, la alcaldesa, Amparo Antuña y la presidenta de Sonofe, María Luisa Fonseca

Fiestas hasta el sábado 24

Muy emocionada y ante unos abarrotados Jardines del Ayuntamiento, María Río Presa, directora general de la farmacéutica Gilead Sciences, fue la encargada de abrir de forma oficial las fiestas del Ecce Homo de Noreña, una cita que hasta el sábado 24 llenará la villa condal de actividades. La lectura del pregón estuvo precedida por la coronación de las reinas, Candela Noval Álvarez-Cadavieco y Carmen Menéndez Redondo, que recogieron el testigo de sus antecesoras, Carmen Arrojo Martino y Alba Fernández Alonso, y animaron a los presentes a disfrutar de las celebraciones. 

Carmen Arrojo, Candela Noval, Carmen Menéndez y Alba Fernández, reinas de 2021 y 2022
Carmen Arrojo, Candela Noval, Carmen Menéndez y Alba Fernández, reinas de 2021 y 2022

«He recibido este nombramiento como si fuera la mayor distinción; lo siento como un inmenso honor y con toda la responsabilidad que merece. ¡Si me viera mi padre! ¡Si me hubiera podido acompañar mi madre!», comenzó Río. Y es que Manolo, fallecido hace siete años, y Olvido «que aunque está estupenda de salud, vive perdida en el fondo de sus recuerdos, donde no tengo ninguna duda, el Ecce Homo ocupa un lugar preferente entre ellos», fueron los grandes protagonistas de un discurso muy personal, cargado de emoción y recuerdos.  «Los viernes, mi madre comía un bocadillo para que le diera tiempo a ir a rezar a la Capilla del Santo; iba rápido, casi corriendo, para hacerse un hueco entre tantos trabajos y quehaceres, y así pedirle al Santo por todo lo que le ocupaba. Yo estaba entre esos rezos y no tengo ninguna duda de que ha sido el Ecce Homo quien me ha sacado de tantos atolladeros y de tantas encrucijadas en las que me he encontrado en mi vida profesional y personal; os podría contar mil ejemplos que avalarían que es merecida la fama de milagrero que tiene», aseguró. Y añadió que «para mi padre el Ecce Homo representaba lo más solemne de Noreña, mucho más que una institución; el Ecce Homo era para él el centro del año; mientras él vivió, no dejé un solo año de venir a esta fiesta y de ir a su lado».

María Río, durante su intervención
María Río, durante su intervención

Río rememoró durante su intervención numerosos momentos que, señaló, «son recuerdos de una niña que se fue interna a Oviedo, y que desde ese momento ya, Noreña se convirtió en el refugio de las memorias de su feliz infancia y adolescencia. Y también el lugar a donde sabe, sé, que tengo que volver siempre». Su casa de la calle del Fontán, su amigo Sotero, con quien jugaba y recorría en bicicleta «cada esquina de esta bendita villa» o los preparativos de las fiestas fueron algunas de las menciones. «Mi madre sacaba y preparaba las mortajas que nos pondríamos en la procesión “que tienen que estar frescas y curiosas”, mi tía Toni, ayudada por su hermana Leles, comenzaba a preparar los menús de las diferentes comidas que se organizarían esos días y ver quienes vendrían invitados; también había que ir a Menchu y a Elena para que las dejaran bien peinadas y preparar trajes regionales y disfraces para nosotras que nos pondríamos el lunes y el martes», relató. Asimismo, mencionó a sus tíos Toni y Antón, a Güelina Luz, a Irene, Marian, Beatriz, Geli, Marcos y Marta, Amaro, Manolo, Mari Carmen e Inés, Hermi y Juanjo y a amigos como Pili, Eva, Carmen, Genoveva y Manolo. «Todos me han ayudado a ser lo que soy ahora», afirmó.

El público abarrotó los Jardines del Ayuntamiento para seguir el pregón
El público abarrotó los Jardines del Ayuntamiento para seguir el pregón

Y aunque ella ha sido este año la encargada de dar el pistoletazo de salida a las celebraciones con el pregón, confesó que «para mí el pistoletazo era el concierto del sábado en el Quiosco de la Música; me encantaba escuchar la música que interpretaba la Banda y después tomar el aperitivo allí cerca». Asimismo hizo hincapié en los festejos en torno a la mesa. «Creo que el mayor milagro de esos días es que no sufriéramos ningún empacho, sobre todo, el domingo del Ecce Homo en el Gocheru, donde nos reunimos toda la familia hasta que cerró», bromeó. 

Por otro lado, Río rememoró la celebración del día grande el domingo. «Me encantaba despertarme con los altavoces que replicaban por todo el pueblo no sólo las canciones del Orfeón sino también el resto de las oraciones de la misa; después de arreglarme, mi padre me esperaba con su mejor traje e íbamos a la salida de misa a buscar a mi madre y después subíamos en procesión a acompañar al Santo hasta su Capilla; siempre me sorprendió el respeto de todos al pasar la imagen», destacó. Sus recuerdos revivieron las manzanas de caramelo y el algodón de azúcar por los que suspiraba cuando era niña, las marionetas, las carrozas, la merienda del lunes en el campo, que suponía una oportunidad para ponerse el traje de asturiana, la fiesta de disfraces del martes y el Baile del Caldo, «que era sinónimo de la diversión y de la libertad».

Y finalizó el pregón con un deseo: «No tengo palabras para explicar lo orgullosa que me siento de ser parte de esta tierra. De haber nacido aquí y tener mis raíces en una villa tan única y singular; tan orgullosa y emprendedora; tan bonita y tan encontradiza como decimos aquí. Yo siempre presumo, como buena asturiana, de esta pertenencia. Y aspiro a poder estar cada vez más tiempo aquí».

El acto, conducido por Estefanía Redondo, que cumplió quince años como maestra de ceremonias, también contó con las intervenciones de la presidenta de Sonofe, María Luisa Fonseca, y de la alcaldesa, Amparo Antuña. La primera quiso poner en valor «el trabajo de cada comisión de Festejos» y señaló que «hemos revisado la hemeroteca y puede que María sea la primera mujer en la historia de Noreña que pregone las fiestas del Ecce Homo». Un hito acompañado del hecho que, también por primera vez, fueron ocho las mujeres sobre el escenario. 

Por su parte, Antuña apuntó que «estos días festejamos nuestras tradiciones, pero también homenajeamos lo que nos hace únicos y unirnos; nuestros orígenes como capital gastronómica, nuestro orgullo chacinero, el esfuerzo y el cariño de quienes entregan su talento y creatividad para llevar nuestra esencia más allá de cualquier frontera». Asimismo, aseguró que «si tuviera que elegir dónde guardar las esencias noreñenses, elegiría un lugar a caballo entre la paz que respira la zona del Ecce Homo y su capilla y el coqueto centro urbano de nuestra villa con el animado paseo de La Playina, la Torre del Reloj, el Palacio del Rebollín, incluso también la ribera del río Noreña camino de Los Riegos».

Pregon-EcceHomo22-3
Tere Cano y Carlos Manuel Flórez, autor del cartel de las fiestas, recibieron un obsequio de Sonofe

Hoy, reparto del gochu 

Las fiestas continúan hoy sábado, a la una de la tarde, con el concierto de la Banda de Música Condado de Noreña en el quiosco de la música, que servirá de antesala para la degustación gratuita del gochu. Sonofe repartirá, a partir de las dos de la tarde, en los Jardines del Ayuntamiento, cerca de mil kilos de carne asada. También habrá bolos, a partir de las 11 horas, con la final del VII Memorial José Manuel Argüelles Rodríguez, "Basora" y el XIV Memorial Juan Ignacio González Sánchez y por la tarde, desde las cuatro, el VI Gochu Skate Contest, a las seis y media partido juvenil entre el Condal y Asunción y a las siete y media, en los Jardines del Ayuntamiento, exhibición de la escuela de danza Swing Pire

Y por la noche, la música será la protagonista con los conciertos de Fran Juesas, a las nueve y media, y Nando Agüeros, a las once, en las proximidades del apeadero del tren. Green Eventos completará la verbena con una sesión a partir de la una de la madrugada en la calle Fray Ramón. 

Las reinas del Ecce Homo Candela Noval Álvarez-Cadavieco y Carmen Menéndez Redondo
Las reinas del Ecce Homo Candela Noval Álvarez-Cadavieco y Carmen Menéndez Redondo
María Río tras colocar el pañuelo de las fiestas a la Estatua del Gochu
María Río tras colocar el pañuelo de las fiestas a la Estatua del Gochu

 

«Noreña es el lugar donde sé que tengo que volver siempre»
Comentarios