martes 25/1/22

La maniobra de Jesús Gutiérrez, Secretario de Organización del PSOE asturiano acabará con la carrera política de Dolores Álvarez Campillo con toda seguridad. La admisión a trámite de la querella de  la Fiscalía contra la misma, dará paso sin lugar a dudas a la apertura de un juicio oral que, con el paso del tiempo acabará como en otras muchas ocasiones en nada, pero los curiosos estatutos de la FSA, a cuyo frente podemos situar al discípulo del presunto ladrón, José Ángel Fernández Villa –Jesús Gutiérrez–le darán el resultado pretendido desde que la ciudadanía de la Comarca de los Picos de Europa decidió, con su libre voto, que Dolores Álvarez Campillo representara a la Comarca como diputada.

Las sanciones supuestamente anuladas se tramitaban en el negociado de sanciones, cuyo responsable, Emilio Carrera, probablemente no mantenía al corriente a la máxima autoridad del Ayuntamiento de Llanes. Así las cosas, Dolores Álvarez Campillo será, como en su día lo fue Ana Rosa Migoya Diego, apartada del Partido Socialista Obrero Español.
Javier Fernández, a sus 68 (superada la edad de jubilación) permite a Jesús Gutiérrez y a Guillermo Martínez campar por su respetos. Así nos va

Tiempo de avellanas,
castañas y nueces

Si algún sector tiene futuro en Asturias es el primario. El del campo, el de los ganaderos y labradores. Pero en ese sector hay que doblar mucho el espinazu para llegar a la tierra, que en Asturias es tan productiva, como guapa. Sale la hierba hasta del hormigón y el asfalto.
El Festival de La Avellana en Infiesto (Piloña) y el de la nuez en Camoca (Villaviciosa), me llevaron a una conclusión infalible: los vendedores/as de tan exquisitos productos, son gente que vaya si saben lo que es doblar el espinazu. Gente que sobrepasa los setenta años sin problema y siguen cultivando su güertu, pomarada, etc., etc.

La juventud, esa que se queja que no hay trabajo (cómo lo van a encontrar si el Principado les da paga en la mayoría de los casos), no doblan el espinazu porque ye cansáu. Claro ho, pero ye más fácil echar la culpa al gobierno de turno (QUE LA TIENE EN GRAN PARTE), o a los güelos que les dan pasta abondo de sus pequeñas pensiones y lo que ganen con les ablanes, les nueces o les castañes. De paso, los paisaninos, en base a aquello de que “al mi nietu no-y falte de ná”, ya la armamos: Refalfiamos a los nietos y bisnietos.
Nadie lo quiere asimilar, pero los ricos son cada vez más ricos, y los pobres cada vez más. Vuelve la clase de los miserables. La clase media inventada en tiempos de la dictadura, hace hoy cola en los comedores sociales.

Si tuviéramos unos dirigentes inteligentes, y no trincones, se volcarían en dar facilidades a la gente emprendedora en el sector primario. Pero no, cómo van a dar respuesta estos profesionales de  la política de la que no aparto a María Jesús Álvarez, hoy Consejera de Desarrollo Rural, antes Presidenta de la Junta y mañana lo que le pongan. Si fuera por mi: a la calle por inoperante e inepta. ¿Qué sabrá la señora Álvarez del agro? Como no sea lo que va viendo a base de visitar certámenes como el de La Avellana y echar arengas baratas... Jajajajajaja.

Pues no, hay que dejarse de esperar nada de los políticos y ponernos manos a la acción, crear potentes Cooperativas o engrandecer las existentes. Poner en solfa a los encorbateados políticos regionales y cerrarles el garitu (no tardará en pasar, no por nada, porque nun habrá perras pa tanto mandante).
Saludo al final de esta carta a los señores Llamazares de IU,  que lleva toda la vida en el negocio; y a los noveles Rosón y Ripa, que se van acomodando a su nuevo estatus. Del de Ciudadanos ni me preocupo, un bla, bla, blá  de tres al cuarto como su segundo, Prendes, que le cogió gusto al chollu de la política.

[email protected]

La FSA expulsará a Dolores Álvarez Campillo
Comentarios