domingo 23/1/22

Hace tres meses que un rayo paralizó el funcionamiento del reloj de la Iglesia. La semana pasada se puso, de nuevo, a funcionar; el sonido de las campanas no se parece en nada al que anteriormente había. Las melodías de la mañana y el mediodía, todavía no funcionan; están haciendo los ajustes técnicos necesarios para poder escuchar estos acordes que marcan el tiempo de los riosellanos.

MANOS CURTIDAS
Como todos los años, el acto de Manos Curtidas reunió a muchísimo público, en la Casa de Cultura, para poder escuchar las vivencias de nuestros mayores. Las preguntas de los niños, la actuación de los grupos Cobijeru y Corberu; estos últimos son de “casa” y, además de bailar y cantar, tocan la pandereta estupendamente.
Va por buen camino la recuperación de tradiciones.
Con la ayuda de todos, se pasaron dos horas muy completas.
Se recuperó un Padrenuestro marinero que no conocía ninguno de los presentes, al menos entre el público. Este año los homenajeados fueron las gentes de la mar. Muchas gracias a todos de parte de la tertulia “Garabatu”. Repito: a TODOS los que de alguna manera ayudaron para llevar adelante este acto que ya forma parte de los acontecimientos culturales de Ribadesella.

¡¡POR FÍN LLEGÓ!!
Por fín llegó el sol; la apertura de negocios, la llegada de turistas; el fin de semana nuestras calles y paseos recobraban la normalidad.
Después de un tiempo muerto, por fin, se ve despertar el año con alegría.
La principal fuente de ingresos es la del turismo y, este año, se espera un incremento en este sector.
El ver las calles llenas de gente es el mejor anti-depresivo de los riosellanos.

Reloj
Comentarios