viernes 27/11/20

Viaje a las profundidades del concejo de Onís

Bajada a la cueva de La Peruyal.
Bajada a la cueva de La Peruyal.

Un rinoceronte de hace 45.000 años

La Cueva de la Peruyal en Onís, Asturias, contiene un fósil de rinoceronte de estepa de la era glacial. Es uno de los fósiles encontrado en mejor estado del mundo. Una completa maravilla para los espeleólogos de todo el planeta.

En la Cuevona de Avín, en el concejo de Onís, encontramos el Museo de la Fauna Glacial de Picos de Europa. Allí se pueden ver reproducciones a tamaño real de los animales que habitaron la zona en la época del Pleistoceno (período glaciar último del Cuaternario), como si abríesemos una ventana para ver la fauna de hace 40.000 años:  un mamut, un ciervo gigante, un rinoceronte lanudo y un tigre de dientes de sable. En la Cuevona hay también y una reproducción de una familia de Neandertales.

fauna-glacial-onis-14

Una de las reproducciones de la Cuevona de Avín.

Cueva de La Peruyal

Pero la auténtica joya que se ha conservado durante miles de años bajo el suelo de Onís es el fósil de un rinoceronte de estepa (Stephanorhinus hemitoechus) que tiene aproximadamente unos 45.000 años.

Los mellizos de Avín: Ramón y Manolo Álvarez, aficionados a la espeleología, fueron quienes descubrieron el fósil, y desde el camping que regentan salen las excursiones guiadas para bajar a la cueva de La Peruyal, donde se puede ver el fósil.

Los grupos para entrar a la cueva son muy reducidos, de 8 personas máximo, por precaución  y también por respeto al entorno. Para acceder hay que pertrecharse con mono, casco con luz y guantes.

fauna-glacial-onis-12

Explicaciones en La Cuevona de Avín antes de adentrarse en las profundidades de la cueva de La Peruyal.

El recorrido por la cueva es relativamente fácil, aunque en dos puntos son necesarias las cuerdas para salvar el desnivel. La temperatura bajo tierra, 13 grados, se mantiene constante durante todo el año. Hay galerías pequeñas, otras más grandes y todas ellas repletas de impresionantes formaciones de endocarst, como estalactitas y estalagmitas que llevan formándose millones de años.

El esfuerzo tiene recompensa. Al final del recorrido subterráneo está el fósil. La hipótesis principal que barajan los expertos dice que este animal se precipitó a la cueva y caminó por ella tratando de buscar otra salida; debido a la escasez de alimento, acudió a la única fuente de agua, y ahí fue donde se hallaron sus restos. Gracias a la permanencia de esa agua en el tiempo, permitió que se conservara su esqueleto en casi perfectas condiciones.

fauna-glacial-onis-06

Fósil del rinoceronte de estepa, que lleva 45.000 años en la cueva de La Peruyal.

El fósil del rinoceronte se descubrió en 1970 en el Pozu de La Peruyal, y entonces se pensó que se trataba de un oso de las cavernas. En 1974, desde Madrid, la Comisaría General de Excavaciones Arqueológicas de la Dirección General de Bellas Artes da concede el permiso para su extracción por parte de un equipo financiado por el Banco Herrero, pero la oposición a ser expoliados paraliza el proyecto y el fósil continúa “dormido” hasta que el año 2002, la investigadora Ana Pinto concluye tras un arduo estudio que realmente el fósil no es de un oso, sino de un rinoceronte de estepa.

La visita a la cueva de La Peruyal es una actividad para todo tipo de públicos, sobre todo para los más aventureros y curiosos. Es algo insólito poder vivir y sentir como lo hacían nuestros antepasados.

fauna-glacial-onis-15

Recorrido por la cueva de La Peruyal, bien pertrechados.

fauna-glacial-onis-09
Aunque es un recorrido fácil tiene algún que otro paso angosto...

fauna-glacial-onis-08

... También desniveles que hay que salvar con la ayuda de cuerdas.

fauna-glacial-onis-04

Alguna de las maravillas que se esconden bajo el suelo de Onís.

fauna-glacial-onis-05

fauna-glacial-onis-07

fauna-glacial-onis-02

fauna-glacial-onis-03

Viaje a las profundidades del concejo de Onís
Comentarios