miércoles 23/9/20

Les multinacionales fieden a cuchu

Danone recurre al asturiano pa facer publicidá de los sos productos: “100 años de Danone, con lleche fresco de 50 granxes familiares asturianes”. Yá lo fixera enantes McDonald’s col so “¿fame?”, tan espublizáu. Lo mesmo fixera la cervecera portuguesa Bock, la multifacética sueca Ikea y la multimedia Netflix. Mentanto n’Asturies la FADE, la gran patronal, amuesa una vuelta ya otra la so oposición a cualisquier valoración de la nuesa  llingua, ya’l so presidente, Belarmino Feito, diz unes coses que namás amuesen la so inorancia y la so nula visión de futuru. Por cierto, como dicen unos amigos míos, podría cambiar el nome a Belarmito Hecho, qu’el castellán ye meyor llingua que la que falaben los sos padres y los sos güelos.

Cuando les multinacionales recurren a una llingua como l’asturiana, non oficial, minorizada y pola que nun arreciben subvenciones pol so usu, dalgo significa la cosa. Vamos ponemos na más ellemental: tienen estudios privaos que-ys dicen qu’emplegar l’asturiano ye bien visto pola sociedá a la que quieren vender los sos productos. Eso quier dicir que la llingua asturiana, non namás que ta viva, sinón que yá trespasó la barrera de la ridiculización pa entrar nel ámbito del prestixu. Igual tien que ver conque los sectores más cultos de la sociedá asturiana son los más favoratibles a la llingua, al so usu y a la so oficialidá.

Vamos dir a otra razón pa que multinacionales sueques, portugueses o estaounidenses apuesten pol asturiano: penetrar por identificación nel mercáu llocal. Eso quier dicir que tamién tendríen estudios nos que vieran que respetar ya emplegar l’asturiano ta bien visto pola xente, inclusive polos que nun lo falen habitualmente o, dafechu, nun lo conocen.

Podría haber otra razón: que los sos creativos quieran diferenciase de les empreses, asturianes elles, y amosar un cosmopolitismu (somos suecos pero falamos asturiano) escontra los “cosmopaletos” (somos asturianos pero nun sabemos más idioma, y mal, que l’español y tamos arguyosos de nun saber dengún otru).

Hai años qu’una destilería escocesa vende whisky con dos etiquetes, una n’ingés ya otra en gaélico escocés. El llicor ye’l mesmu pero l productu ye diferente. Nun paez necesario dicir que ye la botella en gaélico la que más se vende. La llingua ye un valor añadíu. Vamos dir más cerca: cualisquier vendedor de camisetes pa turistes sabe que los madrilanos, los ingleses o los valencianos prefieren les que ponen “Asturies” o “Xixón” que les que ponen “Asturias” o “Gijón”. Pero los nuesos empresarios y los nuesos políticos, por nun falar de los nuesos periodistes, siguin averaos a lo “provincial”, nalando na inorancia na seguridá de que viven nuna cultura superior.

Falando de periodistes, dicíen los clásicos, los del Llondres, la Nueva York o’l Chicago anteriores al “crsah” de 1929 que, si un banqueru se tiraba per una ventana, lo meyor yera tirase detrás porque yera seguro qu’abaxo había perres. Vamos facer una tresllación: si les multinacionales empleguen l’asturiano y la patronal llariega diz qu’esa ye una llingua que nun esiste y que ta inventada por unos manguanes que cobren d’ello, ¿a quién atendemos? Ta claro: Ikea, McDonald’s, Bock, Netflix son empresuques condergaes al fracasu, ensín equipos d’estudiu y dirixíes por un puntu de boina que nun fuera a escuela.

Les multinacionales fieden a cuchu
Comentarios