domingo 29/11/20

Pandemia, recesión, competencies

Cuando mos alfrentamos a una crisis, seya del tipu que seya, ye cuando podemos conocer de verdá cómo funcionen les instituciones, lo mesmo les de grupu que les construyíes por consensu o por imposición. El vieyu instucionalismu, una corriente igual escaecía pero que calara en toles disciplines y na mesma sociedá, distinguía entre “institución-grupu” (familia, ilesia, sindicatu) ya “institución-cosa” (partíos políticos, ministerios, códigos llegales, universidaes…). Pues bien, estos díes complicaos que van dando en dramáticos, tamos viendo cómo eses instituciones responden a los problemes. Nun descubrimos nada nueo cuando vemos que ye la familia, ampliada a los amigos cercanos, la institución que, como siempres, meyor funciona.

Cabe poner el focu entóncenes nes instituciones polítiques y alministratives o, lo que ye lo mesmo, atender a los diagnósticos que de la realidá faen los gobiernos y, nel so casu, a les midíes aplicaes. Asturies y la so alministración tuvieron un comportamientu exemplar dende l’entamu la pandemia, ata’l puntu de llevar a los nuesos ciudadanos a un enchipe que, tres menses dempués, vese como irreal.

Como saben tolos economistes, de cualisquier escuela, la única solución posible pa facer frente a crisis non económiques que funden la economía, ye aplicar midíes perdures durante poco tiempu y non midíes templaes que se prolonguen indefinidamente.

Cuando’l virus empezó a esparder, el presidente Barbón declaró que, si por elli fuera, aisllaría Asturies, pero que nun podía. Agora diz que, si los datos van a pior, nun descarta pesllar el país. ¿Qué ye, qu’agora yá puede facelo? Non, nin podía en marzu nin puede n’ochobre. Y, de ser posible, sedrá pidiendo al gobiernu central que declare n’Asturies l’estáu d’allarma. El casu ye que, faciendo lo que sí puede facer, el gobiernu asturianu llévamos a una vuelta a “fase 2”, anque matizao y, seguramente, ye una bona decisión, masque va resultar insuficiente. Eso quier dicir que tamos agora na mesma situación qu’en xunetu. ¿Y qué pasara ente aquel 4 de xunetu ya esti 14 d’ochobre? Pues pasara lo qu’el presidente y tol mundiu vía venir: ensín poder cerrar fronteres, el turismu disparó los contaxos.

Como saben tolos economistes, de cualisquier escuela, la única solución posible pa facer frente a crisis non económiques que funden la economía, ye aplicar midíes perdures durante poco tiempu y non midíes templaes que se prolonguen indefinidamente. Pesllar el país yera bona solución pero fixérase lo contrario: los medios vendieron Asturies como llugar ideal pa pasar les vacaciones con poco riesgu pa la salú. ¡Caro!, el riesgu nun yera pal vistante, sinón pal anfitrión. Pero esta evidencia fora negada por tontacos de casa, columnistes de prensa ya interesaos varios, con aquello de la “madrileñofobia”. De “vascofobia” nada dixeron, cuando son los vascos los más habituales nel nororiente asturianu. Ye que Madrid ye muncho Madrid.

Adrián Barbón pon na mesa una realidá: aisllaría Asturies, declararía allarma, controlaría los movimientos turísticos, reformaría’l modelu fiscal, pararía una venta empresarial…

Tamién estos díes de crisis sanitaria ya económica el presidente Barbón pide al gobiernu central que revierta la venta d’Alu porque la empresa, testualmente, “nun ofrez dengún tipu de credibilidá nin confianza”. Tamién el presidente fala de que la Comunidá de Madrid ta practicando un “separatismu fiscal” y reflexona sobre que dalgo tendrá que ver coles carencies del so sistema sanitariu. Por eso pìde al gobiernu central que nun premie cola financiación autonómica les rebaxes fiscales d’una comunidá que, en diez años, ganó cien mil contribuyentes d’otres comunidaes.

Adrián Barbón pon na mesa una realidá: aisllaría Asturies, declararía allarma, controlaría los movimientos turísticos, reformaría’l modelu fiscal, pararía una venta empresarial… Pero, na realidá, pide, solicita, suplica, revindica… Ye’l vieyu problema dende la puesta en marcha de l’autonomía: una Asturies de tercera división, ensín competencies, gobernada por xente que nunca pensó en clave asturiana, cuando nun llegó, cenciellamente, al despreciu y a la humillación. Igual el presidente Barbón nun sabe tovía qué partíu gobernó cuatru décades nesti país.

Pandemia, recesión, competencies
Comentarios