domingo 7/3/21

Una rioseyana que merez reconocimientu

La organización Pueblu tien una bona idega pa la Casa Cultura de Ribeseya: que lleve’l nome d’Enriqueta González Rubín. Ye una figura rellumante ente les muyeres d’aquella, amás nel mundiu rural: lliberal, viaxera, erudita, d’una bona posición de la qu’afuxó pa vivir asigún los sos propios criterios. Esta muyer ñaciera na casa familiar paterna de La Collada, na collación de Santianes, el 17 d’abril de 1832. La so posición social fixera posible que fuera una muyer culta pero, contra lo que pudiera pensase, nun tuvo una situación económica acomodada, amás de pasar per munches vicisitíues alverses. Güérfana de madre bien ceo y con dos hermanos mayores, tuvo que brengar con otros seyes d’un segundu matrimoniu’l so padre.

En 1854, cuando tinía 22 años, entá soltera, ñaz el so primer fíu, que muerre a los dos menses. Ye de suponer lo qu’eso podía significar naquella sociedá de mediaos el XIX. Un tiempu dempués, en 1859, queda embarazada del segundu y casa con Juan Echevarría, col que se tresllada a Lloviu, onde ñacerán los tres siguientes neños. Tóo paez siñalar que nun fora mui bonu’l so matrimoniu, puede que porque fora de conveniencia por aquello d’acallar los bilordios y les llingües afilaes. La situación económica yera difícile y más que se fixo tres la muerte’l so padre en 1860, que l’aidaba no que podía. En 1865 istálase en Ribeseya, onde va tener cuatro fíos más. De los nueve que tuvo en total namás que seyes van sobrovivir. En 1874, o esi ye l’añu que da la mayoría de los estudiosos de la rioseyana, pasa a residir en L’Infiestu, onde Echevarría tien una panadería na qu’ella trabayará ata la so muerte de cáncer el 9 de payares de 1877, con 45 años. Fora la so vida personal una vida dura.

Pero ensín duldia que la obra más importante, mesmo lliteraria que dende un puntu vista llingüísticu, ye’l so “Viaxe del tío Pacho el Sordo a Uviedo”, la primer novela n’asturiano de la historia, de 1875, novela que, por facer comparanza, espublizárase diez años enantes que la primera en gallego

Poco más se conoz de la so peripecia vital nin de lo que fuera de la so numerosa familia. Ye repitía la idega de que fora mayestra pero los qu’estudiaron la so figura nun saben mui bien nin ónde nin en qué momentu la vida. Pero sí que dexara una obra granible que mos permite saber d’ella. Notable escritora, lo mesmo n’asturiano que n’español, fora una autora mui reconocía pola so collaboración na prensa. Aportáramos poemes, cuentos y rellatos, asina como una bona colleición d’artículos, fundamentalmente nel periódicu “El Faro Asturiano”, razón pola que yera persona popular.

Pero ensín duldia que la obra más importante, mesmo lliteraria que dende un puntu vista llingüísticu, ye’l so “Viaxe del tío Pacho el Sordo a Uviedo”, la primer novela n’asturiano de la historia, de 1875, novela que, por facer comparanza, espublizárase diez años enantes que la primera en gallego. Esta novela, narrada en primera persona, cuenta les tres nueches qu’el protagonista pasa n’Uviéu, destacando una visión crítica sobro la sociedá de la dómina y sobro’l so gobiernu. Pacho tien una clara conciencia de la división ente ricos y probes y del porqué los primeros dominen a los segundos. La crítica ye dura, propia d’una autora a la que munchos consideren averada al republicanismu. Malparaos salen directivos, funcionarios, políticos..., anque tóo al traviés d’una güeyada socarrona ya irónica, mui propia del agrín asturianu.

La novela’l viaxe a Uviéu ta escritu, como tolo de González Rubín, na variante oriental del asturiano, ametiendo amás llocalismos mui propios de Ribeseya y tamién espardíos per Parres, Cangues d’Onís y Amieva, esto ye, lo que podríamos llamar “rioseyanismos”

Del mesmu mou, tamién amosa González Rubín una dura crítica pa col pueblu, pa cola sociedá en xeneral, mui “rexeracionista”. Hai un diálogu perinteresante nel que san Pedro tien que dicidir si fae casu a la xente, que ta pidiendo que llueva. San Republicanu oponse a mandar augua: “pidieren revolución, diémos-yosla; quixeren regencia, allá-yos jui; dixeren que non podíen vevir sin rei, unviamos p’allá a don Amadeo; golvieren dicir dempués que quiríen república y diximos amén; cansaren con ella, y dempués de jacer una posa en aquelo que-y llamen dictadura, que el diañu la lleve, ¡golvieren pedinos un rei! Y por fin y cabu que lu topamos, agora piden agua”.

La novela’l viaxe a Uviéu ta escritu, como tolo de González Rubín, na variante oriental del asturiano, ametiendo amás llocalismos mui propios de Ribeseya y tamién espardíos per Parres, Cangues d’Onís y Amieva, esto ye, lo que podríamos llamar “rioseyanismos”. Nostante, emplega, por exemplu na toponimia, indistintamente formes orientales y centrales. Ye llamativo qu’una de les coses que más sosprende al protagonista ye lo “raro” que falaben n’Uviéu, y nun camiento yo que fora porque emplegaran la variante central de la so propia llingua.

Lo dicho al principiu: la iniciativa de Pueblu ye mui defendible y bien merez que seya adoptada pol conceyu de Ribeseya, en reconocimientu y recuerdu d’una de les sos fíes más illustres.

Una rioseyana que merez reconocimientu
Comentarios