sábado. 25.06.2022

Tren a Los Llagos: por favor, un poco de seriedá

Nos tiempos que cuerren, definíu pol discursu populista de los políticos, pero non namás que de los políticos, tóo ye opinable y, nesi modelu, como nel tangu cambalache, lo mesmo da “un burru qu’un gran profesor”. Vivimos momentos nos qu’el conocimientu ye sustituyíu pola superstición y la investigación polos llugares comunes, onde la opinión d’un astrónomu pesa lo mesmo, o menos, que la d’un astrólogu, y onde un mesmu contertuliu de nueche de sábadu sabe d’Ucrania como hai un mes de drechu constitucional, hai siete de vulcanoloxía y hai doce d’epidemioloxía.

Tien razón l’alcalde, a lo menos en parte, cuando diz que les directrices del parque non siempres tienen en cuenta a la xente qu’habita l’espaciu pero, conforme a la patochada más típica de los nuesos políticos, acaba diciendo que “siempres hai perres pa estudiar páxaros y flora pero non p’aidar a los ganaderos”

L’ayuntamientu de Cangues d’Onís afirma que nun pue descartase un tren cremallera ata Los Llagos ensín un estudiu que demuestre que nun ye perxudicial. Vamos ver: na Unión Europea prima’l criteriu de prevención y l’argumentu de prudencia. Eso quier decir que, afortunadamente, n’Europa, un proyeutu tien qu’asegurar que nun tien graves impautos, máxime si falamos d’un espaciu de la mayor proteición como son Los Picos, y non facelu y, dempués, si hai deterioros, buscar la forma de correxilos. Como mínimo, hai que facer un “estudiu seriu”, como pide l’alcalde González Castro, pero pa demostrar qu’el proyeutu nun provoca impactos y non pa demostrar la vulnerabilidá o la importancia l’espaciu.

Tien razón l’alcalde, a lo menos en parte, cuando diz que les directrices del parque non siempres tienen en cuenta a la xente qu’habita l’espaciu pero, conforme a la patochada más típica de los nuesos políticos, acaba diciendo que “siempres hai perres pa estudiar páxaros y flora pero non p’aidar a los ganaderos”. Ye lo de siempres: “gastase no que nun interesa, toles perres los lleven otros”. Namás que faltaba lo tan típico de “ye que tolo gasten neso del bable”. De nada val desplicar qu’estudiar flora y fauna ye fiundamental pa la mesma supervivencia de la ganadería estensiva, de la producción sostenible y del turismu, y que los presupuestos pa ciencia son tan pocos en númberu como ridículos en presupuestu. Da l’ayuntamientu de Cangues d’Onís un bon exemplu pa motivar a los mozos a qu’estudien ciencies.

Dirán los neños cangueses: “¿pa qué voi dedicame a tonteríes como estudiar ecoloxía, bioloxía, melicina, matemátiques, y saber sobro la fauna, el cáncer, el clima, pudiendo ser políticu o inclusu empresariu? Porque tamién los empresarios de hostelería, Otea en particular, opinen sobro la metodoloxía científica. Conocimientu yá traen dalgunos de cuando tanto demostraron saber de viroloxía y epidemioloxía. Sigún Otea, ensín tren cremallera ye imposible un desarrollu sostenible. Ignoro completamente cuáles son les bateríes de sustentabilidá coles que trabayen. Les que yo conozo, una metodoloxía fecha por tres universidaes, parten d’una matriz bastante amplia y un modelu matemáticu dalgo complicao. Pero, ¿pa qué estudiar? Ye más, el seutor pide a l’alministración que dexe d’emplegar el términu “alta presión”, falando del turismu n’entornos rurales y naturales. Ye como si los llagareros pidieran que nun se punxera nes botelles el términu “conteníu alcohólicu”. Pero ye que los dos son indicadores técnicos específicos, non términos de contertulios televisivos.

Y, agora, ¡oh, sospresa!, resulta que yo nun teo opinión formada del tóo sobro’l tren cremallera. Nun me debo al gobiernu nin al parque, pero tampoco a otros.  Nun sé si esi tren sedrá meyor o peor qu’el modelu actual de tresporte. Por eso, porque reconozo que nun sé mui bien si ye una opción meyor o peor, moléstame particularmente la opinión de los que, evidentemente, son inorantes na materia pero falen desde posiciones de poder. De mano, sí que me diz dalgo el fechu de que los países pioneros en turismu de montaña, como Austria y Suiza, hai cincuenta años que renegaron d’estos modelos. Pero, poniéndomos a ello, habrá que ver tolos escenarios: tipu de tren, sistema de combustión, si la carretera quedará completamente vedada o non, usu d’espaciu independientemente de la vía, rellación inversión-emplegu, impautu sobro pastos o caminos vecinales, impautu na mano d’obra llocal, un llargu etcétara. Pero, caro, pa eso hai qu’estudiar custiones ecolóxiques, xeolóxiques y económiques, coses que pal alcalde son tontaes, y emplegar indicadores de presión, densidá, diversidá, coses que pa los empresarios son innecesaries.

Tren a Los Llagos: por favor, un poco de seriedá
Comentarios