martes 13/4/21

Trenta años nun son nada

De venti falaba’l tango... El selmanariu “El Fielato”, dende hai un tiempu fusionáu con “El Nora”, cumple trenta años. Yá sé que nun ye mui ellegante falar del mediu nel que ún mesmu escribe porque, evidentemente, nun vas facer un analís sinón más bien una “laudatio”. Pero, por ser igual el más reciente de los columnistes del periódicu y, polo tanto, tener poco que ver con tiempos fundacionales, puedo ser un tanto obxetivu o, cuando menos, honráu nes mios apreciaciones.

Nun ye fácile tirar d’un mediu como esti, que nun ta vinculáu a dengún grupu notable en recursos económicos o poder políticu, y menos tovía cuando tienes como territoriu conceyos rurales y villes pequeñes, por más que Siero, tres la fusión comentada, aportara un perfil más “urbanu”, anque tampoco en demasía.

Tamién ye esti periódicu una preba de que con illusión, collaboraciones desinteresaes y publicidá llocal, una empresa que paecería difícile ye posible

Yo fuera llector del periódicu dende cuásique’l principiu, cuando, por motivos que nun vienen al casu, raru yera’l mes que nun diba varios díes a Parres. Más lluéu, cuando entamó distribuyise en Villavicosa, ya fui fiel toles selmanes. Y fora pa min un gran honor ya un ciertu compromisu cuando Borja Márquez me propunxera ser el columnista en llingua asturiana de la publicación, d’esto va yá pa cuatru años.

Ye fácile saber de la gran difusión del selmanariu con namás atender pa un fechu: nos sitios más insospechaos, dende una farmacia de Ribeseya ata un chigre d’una parroquia de Piloña, reconociéronme como “el columnista n’asturiano”. “El Fielato” ye un selmanariu que tóos lleen porque lu lleven los panaderos, colo que a tol mundiu-y llega puntualmente col pan de los miércoles, dende na panadería de la villa ata na furgoneta del panaderu rural qu’aporta a l’aldega más pequeña y allonxada de los centros más poblaos. Y pocos son los chigres y cafés que nun lu tean.

Y tien otru ésitu “El Fielatu”: los roxos dicen que ye azul y los azules que ye roxu; los del Nora venlu mui picoeuropeísta, los d’Amieva mui maliayu y los de Llanes mui de Siero y de Noreña; pa unos ye una fueya parroquial llocalista y pa otros un panfletu al serviciu del gobiernu

Ya ye bono facer una reflexón que mos val pa otros sectores y pal futuru del nuesu mundiu rural. La distribución del periódicu ye un claru exemplu de cómo les estructures tradicionales siguin siendo útiles pa la tresmisión de noticies, de conocimientu, de cómo nestes dómines d’altes tecnoloxíes y nes que pocos son, inclusive xente mayor, los que tan al marxe de les redes. “El Fielato”, non sólo fala de les coses cuotidianes y llocales, sinón que vindica la maxa del papel, que guei informa y mañana prende la cocina.

Tamién ye esti periódicu una preba de que con illusión, collaboraciones desinteresaes y publicidá llocal, una empresa que paecería difícile ye posible. Y tien otru ésitu “El Fielatu”: los roxos dicen que ye azul y los azules que ye roxu; los del Nora venlu mui picoeuropeísta, los d’Amieva mui maliayu y los de Llanes mui de Siero y de Noreña; pa unos ye una fueya parroquial llocalista y pa otros un panfletu al serviciu del gobiernu. Gracián escribiera que “col doctu, doctu, y col santu santu; que gran arte ye ganar a tóos, porque la semeyanza concilia la benevolencia”. Pero añadía tamién que “nun hai que conceder siempres nin a tóos”. Y, nesta tesitura, si atendemos pal ciudadanu mediu que lu llee, ye un periódicu “que fala de nosotros”.

Yo auguro llarga vida a “El Fielatu y El Nora”, non por mí o polos compañeros de páxines, sinón porque a la xente préstai. Ya eso queda demostrao con estos trenta años que cumple, que cumplimos, agora embaxo la batuta de Javier Peruyera, al que-y deseo suerte. Pero Schopenhauer mos recuerda que “la suerte reparte les cartes pero somos nosotros los que xugamos”.

Trenta años nun son nada
Comentarios