domingo 05.07.2020

Asturias, George Floyd y el Marqués de Comillas

La desgraciada muerte de George Floyd ha generado una serie de funestos incidentes sin precedentes, en EEUU y en todo el mundo. Es un punto de inflexión en la política nacional de aquel país, que persigue con ello derribar a Donald Trump. Todo parece orquestado por un grupo de estrategas de la desestabilización que ya habían anunciado en febrero pasado –Soros “dixit”– que no permitirían que en las próximas elecciones americanas se vuelva a repetir el resultado de 2017, que, dicho sea de paso era/es el más probable.   

En Londres una manifestación se dirigía al lugar, cercano al Parlamento, en que se encuentra la escultura de Winston Churchill, para hacer que ésta besase el suelo, pero fue protegida por un grupo de ciudadanos anónimos

Es llamativo que estos días rodaran cabezas como la de Colón, cuya cabellera tiene ya 500 años y no conoció la presencia negra en América, y muy provocativo que los Clinton aprovecharan la circunstancia para pedir que se quite también el busto de Isabel la Católica de la Casa Blanca, como si éste fuera un problema español y no suyo.

En Londres una manifestación se dirigía al lugar, cercano al Parlamento, en que se encuentra la escultura de Winston Churchill, para hacer que ésta besase el suelo, pero fue protegida por un grupo de ciudadanos anónimos. Poco importa que Churchill sea un reconocido y admirado héroe de la II GM en Gran Bretaña y en Europa, o lo que pueda opinar el Gobierno inglés que para eso fue votado en sufragio universal.

“Follower” es un señor que sale mucho en youtube diciendo gilipolleces

Aquí, en Asturias, también reclaman el derribo de estatuas (de momento sólo estatuas). Un conocido y reconocido “follower” (“follower” es un señor que sale mucho en youtube diciendo gilipolleces), señalaba con su mano demagoga a Bustiello (Mieres). Se trata del monumento modernista de Alfredo Mariñas, del año 1925, dedicado a Claudio López Bru, II Marqués de Comillas. Según el citado señor esta estatua es la de un “esclavista” y debería de sucumbir.

maques-comillas

También señala con su “manubrio” al emperador romano Octavio Augusto, cuya estatua se encuentra, de momento, en el Campo Valdés de Xixón. Todo el mundo sabe que hace 2039 años los romanos que llegaron a Asturias tenían esclavos, y eso, al parecer, les condena al paredón de los bronces. Pero seguramente también los astures los tenían, así que todos en fila que hay una guillotina esperándonos.

En amplias zonas de África los negros tenían esclavos (negros, claro), por ejemplo los yorubas, muy populosos en Cuba, que después de sus guerras cotidianas cogían prisioneros para trabajar esclavizadamente; pero bueno, esto son menudencias que hoy no interesan a nadie. Los árabes fueron los primeros proveedores de esclavos de África, y con los bereberes esclavizaron de paso a españoles y europeos durante siglos, aunque son datos que normalmente también pasan desapercibidos.

En definitiva, a mi no me cae nada bien Donald Trump, pero mucho menos que los antisistema quieran forzar las urnas en uno de los países con más libertades de occidente, y de paso en el resto de países democráticos, y que se recurra al pasado para pasar factura a no se sabe quién. El que busca en el pasado afrentas contra él o sus ascendientes las encontrará, en un sentido y en otro.

Asturias, George Floyd y el Marqués de Comillas
Comentarios