martes 22/9/20

Podemos y el marketing político

Hoy, por primera vez, este artículo de opinión no va a contener ni un solo juicio de valor. Por tanto, no es tal. Me limito a exponer teoría y hechos. Extraiga usted mismo, querido lector, las conclusiones que estime oportunas. Jean-Marie Domenach teorizaba ya en el siglo pasado sobre la propaganda y manipulación. Domenach formuló y recopiló alguna de las estrategias que fueron desarrolladas por Lenin y perfeccionadas posteriormente por Hitler y su ministro Goebbels. 

Regla de simplificación: Reducir la doctrina y mensajes al máximo hasta convertirlas prácticamente en eslóganes fácilmente memorizables.

Regla del enemigo único: La propaganda se concentra en un objetivo principal y ataca siempre al mismo enemigo, a quien responsabilizará de todos los males.

Regla de la exageración y desfiguración. La propaganda exagera y distorsiona la realidad para perjudicar al adversario político. Las informaciones son reeditadas para explotar su potencial propagandístico: se descontextualizan, exageran y tergiversan.

Regla de la orquestación. La propaganda se difunde desde todos los soportes que tiene a su disposición: redes sociales, medios de comunicación afines... Se coordina un mensaje central, que se introduce a través de diferentes canales para llegar a distintos públicos, evitando resultar evidente y redundante. La unidad y persistencia del mensaje y sus emisores son fundamentales.

Regla de la transfusión. La propaganda no se genera por ciencia infusa. Se basa en substratos, a veces inconscientes, que ya conviven con la población (mitos, miedos, odios y prejuicios). Se procede así a la "transfusión" de esos substratos hacia el mensaje propagandístico para fortalecerlo.

Regla de la unanimidad y el contagio. La propaganda extiende sus redes para cobrar fuerza, creando unanimidad. Para ello intenta convencer a los indecisos utilizando símbolos o imágenes persuasivas y valiéndose de personajes reconocidos por las masas. Se produce así un contagio. En este punto, debo mencionar también la Teoría del Espiral del silencio de Elisabeth Noelle-Neumann. Dice la alemana que la opinión dominante hace que las voces discordantes vean ensombrecida su posición y opten por guardar silencio. Vamos, que quien no está de acuerdo con lo políticamente correcto se autoimpone el silencio para no ser marginado.

Los defensores de la pareja confunden Felgueras con La Felguera y comienzan a acosar a una frutería de La Felguera a la que consideran responsable

Pasemos a los hechos: Montero e Iglesias denuncian que tuvieron que abandonar Felgueras por amenazas graves, que sus hijos sufrieron acoso y que temieron por su integridad física. Analicemos los datos: la prensa publicó el destino turístico de dos ministros, tal como hizo en su día con Alfredo Pérez Rubalcaba, Gregorio Peces-Barba (ambos despachaban con los periodistas con total naturalidad), Luisa Fernanda Rudi y recientemente Rocío Monasterio. La prensa publicó también datos sobre las polémicas propiedades de Ortega-Smith en Asturias, siendo posteriormente objeto de bandidaje. Todos ellos son o fueron asiduos a Asturias en verano. Más datos: el entorno de los ministros aseguraba que solo estarían en Asturias durante el fin de semana. En una carretera cercana al domicilio apareció una pintada que rezaba "Coletas rata". Las pintadas pueden ser eliminadas por el Ayuntamiento, en este caso en manos de IU, o cualquier particular o institución fácilmente. Según sus resultados electorales, Lena y Asturias no son territorios adversos para la izquierda y sus líderes. En redes sociales se reveló el paradero de Iglesias "por si queréis pasar a saludarlo" y se difundieron mensajes insultantes. No ha trascendido si recibieron mensajes intimidatorios de mayor gravedad a la que sufren los líderes de todos los partidos en las redes sociales, independientemente de la ubicación geográfica donde se encuentren. Nadie sabe qué tipo de acoso sufrieron los niños en Felgueres. Los ministros llevan escoltas (en plural). Ningún guardaespaldas notificó una situación de riesgo. No consta que se haya requerido la protección de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Los ministros, al cierre de esta edición, no habían presentado denuncia por esos "graves" hechos. Un restaurante de la localidad es acosado a través de las redes sociales por servir comida a los ministros. Los defensores de la pareja confunden Felgueras con La Felguera y comienzan a acosar a una frutería de La Felguera a la que consideran responsable. Un líder de Podemos Asturies pide a través de sus redes que cese la hostilidad hacia esa frutería. El presidente del Principado y Pedro Sánchez condenan el acoso a los Iglesias Montero. Los propios afectados, vecinos, periodistas y curiosos son incapaces de captar una imagen de ese hostigamiento al que se sometió a la pareja y sus hijos en Felgueres. Miles de personas condenan su gravedad, pero nadie conoce las amenazas concretas que les obligaron a huir de Asturias. Creo que no me dejo nada en el tintero.

La estrategia de distracción. Consiste en desviar la atención del público de problemas realmente importantes hacia acontecimientos de otra índole. Vamos, que la financiación de Podemos y el caso Dina Bousselham lo dejan para más adelante.

A continuación, conectemos los hechos con las reglas de la propaganda de Domenach:

Regla de simplificación: Mensajes sencillos y claros: la ultraderecha nos acosa, los medios de comunicación favorecen el acoso, protejamos a los niños.

Regla del enemigo único. La ultraderecha

Regla de la exageración y desfiguración. Una pintada y algunos mensajes en las redes sociales se transforman en una campaña de acoso que hace huir a dos ministros, aún protegidos con escoltas, y sus hijos.  

Regla de la orquestación. La situación se difunde a través de medios afines y redes sociales. Se crea una red de personas anónimas que ofrecen su casa a la familia.

Regla de la transfusión. El mensaje se nutre del odio y miedo a la ultraderecha y el instinto de protección hacia los niños.

coletas-pintada-pablo-iglesias

Regla de la unanimidad y el contagio. La imagen de la pintada se reproduce una y otra vez. El mensaje se refuerza con las declaraciones del presidente del Gobierno y el jefe del Ejecutivo asturiano. Sánchez y Barbón condenan unos hechos "graves" que todo el mundo desconoce.

No puedo concluir este artículo sin mencionar una de las técnicas de manipulación que recopila el gran Noam Chomsky: La estrategia de distracción. Consiste en desviar la atención del público de problemas realmente importantes hacia acontecimientos de otra índole. Vamos, que la financiación de Podemos y el caso Dina Bousselham lo dejan para más adelante. Como último dato, quiero recordar a los equipos de comunicación y asesores de todos los partidos políticos, izquierda y derecha, unos hechos acaecidos en Reino Unido. En 2016 el país se partió en dos: quienes defendían la permanencia en Europa (remainers) y quienes querían al país fuera de ella (brexiters). Ambos bandos, elevaron su discurso y encresparon a la ciudadanía hasta que comenzaron las agresiones en la calle. El 17 de junio la diputada remainer Jo Cox fue tiroteada y apuñalada después de que su asesino gritase "¡Gran Bretaña primero!". Ese día unos y otros comprendieron que habían llegado demasiado lejos. ¿Qué tendrá que pasar para que lo entiendan en España?

Marije Amieva, periodista

Podemos y el marketing político
Comentarios