viernes. 03.02.2023

El pasado jueves fallecía, a causa de un infarto cerebral, Luis Enrique Rodríguez-Noriega Cuevas, médico estomatólogo de Infiesto (Piloña).

Luis Enrique formaba parte de una saga familiar de médicos: era hijo de Don  Luis Rodríguez-Noriega, que ejerció de dentista en Infiesto, en Colunga  y en la empresa minera Solvay de Lieres (Siero), y era sobrino del médico Don Carlos Rodríguez-Noriega, y del farmacéutico Don José Ramón Rodríguez-Noriega, Pepe (farmacia Noriega), familia muy conocida y querida en el municipio de Piloña.

Luis Enrique fue dentista, al igual que su padre, en Infiesto y en Solvay Lieres, y ejerció durante un tiempo en el pueblo de Libardón (Colunga). Cursó sus estudios de Medicina en la Universidad de Valladolid y posteriormente hizo su especialidad en Madrid.

La muerte inesperada de Luis Enrique, Quique, como lo llamaban familia y amigos, dejó gran consternación en la localidad, ya que gozaba de buena salud y memoria, salvo los achaques típicos de su edad, 86 años. Era una persona muy querida en Infiesto, donde lo describen como una persona con mucho sentido del humor, afable y generoso. Contaba con muchos y grandes amigos, algunos estaban abatidos ya que estuvieron presentes cuando sufrió el ictus.

Luis Enrique tenía cinco hijos: Lucía, Enrique, Roque, Germán y Paula, y cinco nietos: Román, Tomás, Celia, Sara y Xel, también deja viuda, Conchita Guillén Argüelles.

Agradecimiento de la familia

La familia quiere agradecer, a través de este medio, las muestras de cariño recibidas tanto en el tanatorio, como en la iglesia parroquial que se llenó para darle el último adiós, así como las llamadas y mensajes recibidos.

Piloña despidió, apesadumbrada, a Luis Enrique Rodríguez-Noriega Cuevas
Comentarios