martes 22/6/21

Memorias de una vida internacional

Juan Luis Vallina presenta en Posada de Llanera su libro “Una vida de compromiso”

jose-luis-vallina
José Luis Vallina pesenta su libro en Posada de Llanera.

Quienes conocen a Juan Luis Vallina Ariznavarreta (Oviedo, 1946), saben que su historia da para un libro. Y eso es lo que ha hecho durante el pasado año, reflejar sus vivencias en “Una vida de compromiso”, que el viernes, a las siete y media de la tarde, presentará en el espacio cultural Plaza La Habana, de Posada.

No estará solo. Lo acompañarán Benigno Delmiro, profesor de Lengua y Literatura, que prologó el libro; Esmeralda Rodríguez, ex edil de IU Llanera, y Paco Álvarez, escritor y periodista. Gonzalo Bengoa, portavoz de IU Llanera, ejercerá de maestro de ceremonias.

Fui el encargado de crear organizaciones en todo el estado federal alemán, llegaron a  hacerse ocho

Aunque ahora sus vínculos están en Siero, donde reside y es secretario de organización en Izquierda Unida, presentar en Llanera será como volver a casa. No en vano, allí se mudó en 1998, donde fundó la Asociación de Vecinos Rondiella. «Me sorprendió que no existiera ninguna en Posada y empecé a moverme», rememora. Posteriormente, fue concejal de IU durante dos legislaturas, 2003-2007 y 2007-2011.

Pero su implicación social y política se remonta a mucho antes. Tras una infancia difícil marcada por la posguerra, con 15 años comenzó a trabajar de aprendiz en un taller de reparación de coches de Oviedo y a hacer sus pinitos en el boxeo. Buen púgil, en 1964 ganó el Campeonato de Asturias en peso pluma y se clasificó para el de España. Sin embargo, no llegaría a disputarlo. Emigró a Alemania, donde se asentó en Stuttgart. Allí entró en contacto, a través del Centro Español, con militantes del Partido Comunista y poco a poco fue tejiendo relaciones y sumando responsabilidades. «Fui el encargado de crear organizaciones en todo el estado federal, llegaron a  hacerse ocho», recuerda. La legalización del partido, en 1977, le cogió en Alemania. «Todavía me emociono hoy», asegura.

De su etapa política en Llanera, memorables son los desencuentros con el por entonces alcalde, Avelino Sánchez, del PP.

También fue en el país germano donde nació su interés por la solidaridad internacional. «El golpe de estado de Pinochet en Chile en 1973 me marcó para el futuro, muchos se exiliaron en Alemania y desde el partido les prestamos protección», explica.

A su regreso a España, ya en democracia, se involucró en movimientos de solidaridad internacional, fundamentalmente relacionados con Cuba y Nicaragua, donde ejerció de observador internacional en las elecciones de 1996. También fundó la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui y protagonizó dos viajes fallidos a El Aaiún ocupado. Firme defensor de una partida presupuestaria del 0,7% para cooperación, consiguió que varias administraciones la asumieran.

De su etapa política en Llanera, memorables son los desencuentros con el por entonces alcalde, Avelino Sánchez, del PP.

De todo ello habla sin tapujos en “Una vida de compromiso”, donde toma conciencia de problemas municipales, regionales, nacionales e internacionales. Una lección de historia por quien también la ha protagonizado.

Memorias de una vida internacional
Comentarios