lunes. 08.08.2022

La pandemia que sacó l’espeyu

Cola llegada de la última fola de la covid, avanzando la más contaxosa variante ómnicron  en plenes navidaes, volvemos a les discusiones sobro si ye mester una política única pa toa España, abriendo otra vuelta la caxa los truenos. L’argumentu ye’l que yera: “17 navidaes diferentes”. Y na alloriada política española y los non menos alloriaos medios de comunicación hai un alcuerdu xeneral en qu’eso ye un desastre. Pero pensemos un poco sobro cómo unificar midíes y miremos qué tan faciendo otros socios europeos con modelos tamién descentralizaos.

Como les clásiques families infelices de Tolstoi, cada comunidá autónoma, lo mesmo que cada estáu de la Unión Europea, lluchen contra la covid a la so manera.

Ente los que defenden la unificación de midíes tan los que nun aceuten polítiques mui restrictives, siendo defensores de les aplicaes na Comunidá de Madrid. Eso quier dicir que pretenden unes normes úniques, pero úniques como les de Díaz Ayuso. D’otra banda, hai quien apuesta por polítiques como les aplicaes n’Asturies, lo que quier dicir que quieren una unificación embaxo un mayor intervencionismu como ye’l de Barbón. Y hailos partidarios de midíes a la gallega, a l’andaluza o a la vasca, colo que querríen una homoxeneización na que nun taríen d’alcuerdu nin el gobiernu madrilanu nin l’asturianu. Entós, ¿cómo solucionamos les coses?

Tanto Merkel primero como Scholz dempués intentaron poner en marcha un catálogu de midíes comunes y nun llograron el consensu necesariu de los estaos federaos

Como les clásiques families infelices de Tolstoi, cada comunidá autónoma, lo mesmo que cada estáu de la Unión Europea, lluchen contra la covid a la so manera. Pero ye que ye normal que pase eso. Una comunidá totalmente urbanizada nun puede aplicar les mesmes polítiques sanitaries qu’otra más rural; lo mesmo que tampoco sería llóxico implementar iguales midíes nuna comunidá muy avieyada, con más población de riesgu pero que se mueve menos, qu’otra con alta tasa de población xoven, en principiu menos vulnerable pero que participa n’eventos sociales de tou tipu, que disfruta del ociu nocturnu, que ta n’edá estudiantil o llaboral y que se desplaza más vegaes y durante más tiempu nel tresporte públicu. Como tampoco nun ye igual un miembru de la UE con cuásique tola población cola pauta completa de vacunación qu’otru qu’entá sigue empezando cola segunda dosis ensín tener universalizada la primera; o un estáu que nun tién prácticamemte negacionistes, frente al que tién un ampliu porcentax d’ellos.

Nel Reinu Uníu la última pallabra frente a la pandemia tiénenla los cuatro territorios con parllamentu y executivu propios: Inglaterra, Escocia, Gales ya Irlanda del Norte. Pel so lláu, n’Alemaña la competencia ye de cada “lander”, que son 16. Tanto Merkel primero como Scholz dempués intentaron poner en marcha un catálogu de midíes comunes y nun llograron el consensu necesariu de los estaos federaos. Dalgo diferente ye la situación de Bélxica, onde hai unes normes comunes básiques pero con capacidá pa ser más restrictitives en Bruxelles, Valonia o Flandes.

La pandemia puso a preba al nuesu sistema sanitariu, que va respondiendo con cierta solvencia, pero tamién al réxime nel so conxuntu, que, de toes toes, nin apreba nin progresa adecuadamente.​

La problemática derivada de la pandemia pon a España escontra l’espeyu nel que nunca quixo mirase. El modelu autonómicu ye una pseudofederación incompleta y tramposa que, cuantisque surden problemes, vese a les clares que nun funciona. A eso lleva un centralismu encubiertu y los problemes derivaos de nun querer tocar la estructura del poder, ensín una cámara territorial, el senáu, llamáu, como na constitución alemana de la que copiaron, a cumplir esi papel.

El modelu constitucional español ta rompiendo per toles costures. Mientres denguna comunidá puso na mesa la financiación autonómica, el cupu vascu y el modelu navarru funcionaron ensín problemes. Nada más la cosa se pon complicada, empezando por Cataluña, tóo ruempe. Y cuando eso pasa, vese que naide tien interés n’autonomía, que tanto políticos como medios, como una mayoría de ciudadanos, siguen pensando que la centralización ye la solución y que la cogobernanza o la soberanía compartía son errores y anormalidaes a erradicar. ¿Qué debate nun tendríamos si, como nos Estaos Uníos, nunos llugares esistiera la pena muerte y notros non?

Lo mesmo pasa cola monarquía: mientres yera un rei al que tóo se-y consentía, una esposa y tres neños, tóo marchaba bien. Pero cuando la cosa pasó a ser más complexa, resulta que nun se sabe quién forma parte de la familia real, nun taba prevista la abdicación, nun se sabe qué pasaría si la heredera decide casar con dalguién que nun quier el rei o que nun-y gusta al parllamentu, nun ta prevista la responsabilidá nin la educación de quien ye cuartu o quintu na llínia sucesoria. Y yá si un rei qu’abdica y de conducta reprobable muerre lloñe d’España, tendrán qu’improvisar. Ye que nin la corona, esa que dicen qu’encarna la unidá y la permanencia, tien otra cosa que pies de barru.

Los modelos federales funcionen d’otra manera y tienen previstes munches continxencies y, si hai completa discrepancia, intervién un poder xudicial que goza de respetu. Y nes monarquíes de verdá tóo ta regulao, dende la educación d’un príncipe ata la muerte’l rei, pasando inclusive por la posibilidá de qu’un rei cometa traición. Yá tan ata estudiando cómo resolver la situación si’l soberanu o la soberana decide casar con una persona del mesmu sexu. La pandemia puso a preba al nuesu sistema sanitariu, que va respondiendo con cierta solvencia, pero tamién al réxime nel so conxuntu, que, de toes toes, nin apreba nin progresa adecuadamente.

La pandemia que sacó l’espeyu
Comentarios