miércoles 20/10/21

El alcalde de Onís pide la dimisión de los responsables del Gobierno que protegen al Lobo

abeledo-onis.jpg
José Manuel Abeledo, alcalde de Onís.

Abeledo contra La Ministra Rivera

El alcalde de Onís, el socialista José Manuel Abeledo está enfadado y dolido con el gobierno de Pedro Sánchez, «su gobierno», tras el paso que ha dado el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico para inlcuir al lobo en el Listado de Especies en Régimen de Protección Especial (Lespre), escuchando sólo las tesis de los ecologistas.

Aunque el Gobierno del Principado ha salido a mostrar también su oposición y contrariedad ante lo que impulsan el secretario de Estado de Medio Ambiente, el asturiano Hugo Morán y la ministra, Teresa Rivera, Abeledo no se ha mordido la lengua y solicita dimisiones entre  «los responsables estatales y autonómicos que han aprobado la protección del lobo, porque desconocen el medio rural y la biodiversidad que hay en nuestros territorios».

 Las consecuencias de proteger al lobo son claras y fáciles de ver: desaparición de la ganadería en extensivo, pérdida de riqueza económica rural, despoblamiento, matorralización del paisaje, incendios descontrolados, desaparición de especies vegetales y animales,  aumento de la contaminación y pérdida de biodiversidad. 

El edil socialista apunta a «desconocimiento, ignorancia o mala fe», por parte de los que han tomado esta decisión que, asegura «no tiene beneficios ni para el propio lobo; y «las consecuencias de proteger al lobo son claras y fáciles de ver: desaparición de la ganadería en extensivo, pérdida de riqueza económica rural, despoblamiento, matorralización del paisaje, incendios descontrolados, desaparición de especies vegetales y animales,  aumento de la contaminación y pérdida de biodiversidad».

Las decisiones que están tomando desde Madrid son lamentables y exigen dimisiones o ceses ya

Abeledo recuerda que «en su día se prohibió el uso del fugo como medio para limpiar nuestros montes y ahora sufrimos las consecuencias». Para el edil, ganadero y biólogo «la protección del lobo y sus consecuencias se verán en poco tiempo y no solo afectarán a los ganaderos, sino también a montañeros, turistas y urbanitas. El lobo es un depredador carnívoro, no pace con lo que cuando le falte comida en un territorio buscará nuevos lugares para alimentarse».

Las decisiones que están tomando desde Madrid son lamentables y exigen dimisiones o ceses ya

El alcalde de Onís pide la dimisión de los responsables del Gobierno que protegen al Lobo
Comentarios