martes 11/8/20

Entrevista con el ganadero Armando Gutiérrez Cantora

Armando Gutiérrez.
Armando Gutiérrez.

Armando Gutiérrez, presidente de los Ganaderos y Agricultores de Piloña

Armando Gutiérrez Cantora (La Granja-Biedes, 1973) preside desde mayo de 2019 la Asociación de Ganaderos y Agricultores de Piloña, un colectivo que está a punto de aprobar, junto a los cazadores de la zona, un protocolo pionero para agilizar el cobro de daños ocasionados por la fauna salvaje

- ¿Qué balance hace de este medio año al frente de la Asociación de Ganaderos y Agricultores de Piloña?

- Bastante bueno. La prioridad era conseguir que los cazadores pagaran los daños atrasados a nuestros asociados y se está consiguiendo. Cuando entré quedaban pendiente de pagos una veintena y ahora son cuatro nada más. El problema es que entre abril y septiembre de 2018 el coto de caza de Piloña estaba en funciones y el Principado tampoco se responsabiliza de pagar los daños registrados en ese periodo, valorados en algo más de 5.000 euros.

«Pedimos a la administración pública que no nos pongan zancadillas y que cuando lleven a cabo actuaciones en el mundo rural nos tengan en cuenta»

- ¿Cuándo verá la luz el protocolo de daños que llevan meses elaborando en colaboración con la asociación de cazadores de Piloña “Monte Cayón” (Asdeca)?

- Creo que estará listo en los primeros meses de 2020 porque sólo nos falta atar los últimos flecos. El acuerdo ha sido posible gracias a la voluntad de diálogo mostrada en los últimos meses por los cazadores y a la mediación del Ayuntamiento.

-¿Qué beneficios les reportará dicho protocolo?

- En primer lugar, se agilizarán los trámites burocráticos. Un ejemplo: para dar parte de daños no hará falta desplazarse a la oficina que Asdeca tiene en Infiesto y que solo abre los martes por la mañana. Se podrá hacer telemáticamente a cualquier hora, desde casa. Más: a la hora de reclamar un daño será suficiente con presentar la declaración de superficies que se usa para la PAC, en vez de la escritura o contrato de arrendamiento del terreno donde se produjo el problema. Los guardas avisarán al interesado cuando vayan a ver los daños y lo harán llevando ya el talonario para que el campesino sepa lo que va a cobrar y no tenga que bajar a firmarlo a la oficina otro día. Además, se fija en tres meses el periodo máximo para cobrar las indemnizaciones.

- Y para reducir las bajas que provoca el lobo en las cabañas ganaderas de Piloña ¿Qué proponen?

- Solo en verano se estima que hubo cerca de doscientas bajas, es una barbaridad. Lo que pedimos a los asociados es que den parte de todos los animales que son atacados pero también de los desaparecidos para que la Consejería conozca las verdaderas magnitudes del problema y  con un censo fidedigno en la mano constante la necesidad de ampliar los controles de población, que ahora son claramente insuficientes.  Sería interesante también que las cuadrillas de la zona, acompañadas por guardas del Principado, puedan abatir también algún lobo si se les presenta ocasión.

- ¿Qué metas se plantea para 2020?

- Seguir sumando socios para defender con más fuerza los derechos de agricultores y ganaderos. También ofrecerles  formación: acabamos de concluir un curso de fitosanitarios gratuito y si hay suficiente gente apuntada se darán de bienestar animal o de lo que la gente vaya demandando. Estamos abiertos a nuevas ideas.

- ¿De su colectivo solo pueden formar parte los agricultores y ganaderos de Piloña?

- No, de hecho contamos con cerca de doscientos socios procedentes de concejos limítrofes como Caso, Villaviciosa, Nava, Cabranes, Colunga, Caravia, Parres o Ponga.

- ¿Qué le pediría a la administración pública?

- Que no nos pongan zancadillas y que cuando lleven a cabo actuaciones en el mundo rural nos tengan en cuenta para la gestión porque somos nosotros los que conocemos de primera manos las necesidades que hay aquí.

- ¿Tiene futuro la ganadería en Piloña?

- Sí, somos un sector fuerte y de los pocos que permite arraigar a la gente en los pueblos. Evitamos que se conviertan en ciudades-dormitorio o de recreo.

Entrevista con el ganadero Armando Gutiérrez Cantora
Comentarios