viernes 3/12/21

Un concejal socialista reconoce haberse quedado durante años con dinero del Ayuntamiento de Llanes

El edil Emilio Carrera se quedó con dinero que debía pagar a artesanos
emilio-carrera-llanes.jpg
Emilio Carrera

Ayuntamiento de Llanes

El concejal socialista llanisco Emilio Carrera se quedó con dinero del Ayuntamiento con el que debía pagar a participantes en ferias y exposiciones y falsificó los recibís que justificaban aquel supuesto abono. Lo ha reconocido él mismo y lo ha hecho público hoy la Fiscalía Superior del Principado de Asturias. En concepto de responsabilidad civil, el acusado indemnizará ahora al Ayuntamiento de Llanes con 11.825 euros, más los intereses legales correspondientes.

Al menos desde el año 2010 hasta el año 2014, ambos inclusive, el acusado no empleó parte de las cantidades recibidas en la finalidad a la que estaban destinadas, sino que dispuso de ellas

Carrera asumió sus delitos en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo al tiempo que aceptó una condena por prevaricar, delinquir malversando caudales públicos, falsificando documentos públicos y por practicar exacciones ilegales.

El socialista fue segundo teniente de alcalde y concejal delegado de Seguridad, Interior y Personal, Promoción Deportiva y Transportes y Comunicaciones del Ayuntamiento de Llanes desde 2007 hasta el 13 de junio de 2015.

Según reconoció hoy entre los años 2007 y 2014, mientras gestionaba los gastos, se acordó efectuar un pago a justificar al acusado por importes de 7.000, 7.000, 9.000, 10.000 y 10.000 euros para atender los gastos imprescindibles de la organización y dirección de las ferias de 2010, 2011, 2012, 2013 y 2014, respectivamente. El dinero que el acusado recibía del Ayuntamiento de Llanes debía emplearlo en pagar los premios y en hacer pagos a participantes en exposiciones y talleres, y tenía la obligación de devolver a la tesorería municipal el importe no justificado como empleado en esos pagos y premios. Pero no lo hizo.

El concejal, hizo constar recibís por pagos de 150, 175, 200 y 250 euros los años 2011, 2012, 2013 y 2014, por un taller de cuero que no existió.

En el ejercicio de dichas funciones, al menos desde el año 2010 hasta el año 2014, ambos inclusive, el acusado no empleó parte de las cantidades recibidas en la finalidad a la que estaban destinadas, sino que dispuso de ellas. Para ello, simuló la firma y la participación de expositores y talleres que realmente, o bien no habían intervenido, o bien habían cobrado cantidades inferiores por su intervención, y presentó los recibís en el Ayuntamiento para justificar así su supuesto abono.

De esta forma, obtuvo pagos de 700, 700, 750, 950 y 1.050 euros, los años 2010, 2011, 2012, 2013 y 2014 por un taller de lagar en los que imitó la firma de la persona que ejecutaría el citado taller. Una persona que o bien cobró una cantidad claramente inferior o, en otros casos, no llegó tan siquiera a cobrar.

“De esta forma –dice la Audiencia-, el acusado hizo suyas las cantidades restantes que no había entregado, en total, 2.050 euros”.

Asimismo, Carrera hizo recibís con pagos de 200, 200, 225, 325 y 375 euros, los años 2010, 2011, 2012, 2013 y 2014, por un taller de artesanía cuyo titular percibió 15 euros en concepto de dieta de alimentación. “El acusado hizo suyos los 1.325 euros restantes”, subraya el juez

Por otro lado, el socialista firmó recibís por pagos de 125, 125, 150, 250 y 250 euros  los años 2010, 2011, 2012, 2013 y 2014, por un taller de hilandera que únicamente percibió 15 euros en concepto de dieta de alimentación en el año 2014. “El acusado hizo suyos los 900 euros”.

Además, el concejal, hizo constar recibís por pagos de 150, 175, 200 y 250 euros los años 2011, 2012, 2013 y 2014, por un taller de cuero que no existió. “El acusado hizo suyos los 775 euros”.

Carrera creó recibís por pagos de 1.600, 1.600, 1.600, 1.700 y 1.890 euros los años 2010, 2011, 2012, 2013 y 2014, por una exposición de aves, cuyo dueño –del que imitó su firma- únicamente percibió 600 euros cada año. “El acusado hizo suyos los 5.390 euros restantes”.

Por otro lado, el acusado hizo constar recibís por pagos de 200, 225 y 275 euros los años 2011, 2012 y 2013, por un taller de madreñas que ejecutaba una persona que falleció en 2011. “El acusado hizo suyos los 700 euros”.

En 2014 hizo un recibí por un pago de 375 por un taller tradicional cuyo titular nunca cobró un solo euro. “El acusado hizo suyos los 375 euros”.

Según insiste la Fiscalía y reconoció el edil socialista “sin que se hubiera aprobado ni autorizado por la corporación municipal,  cobraba a algunos de los participantes en los certámenes descritos cantidades que oscilaban entre los 20 y los 35 euros, en concepto del derecho a la instalación de los puestos, incorporando a su patrimonio los importes recibidos”.

Emilio Carrera fue condenado en sentencia de 19 de abril de 2018, firme el 25 de octubre de ese mismo año, por delito de prevaricación a la pena de 7 años de inhabilitación especial para empleo o cargo público y en sentencia de 2 de mayo de 2018, firme el 26 de septiembre de ese mismo año, por delito de prevaricación a la pena de 9 años de inhabilitación especial para empleo o cargo público.

Carrera justificó su actuación asumiendo que era “una persona sin suficiente formación, desbordada por su trabajo”

Delitos continuados

Emilio Carrera ya fue inhabilitado nueve años para ejercer cargo público en 2019 por un delito de prevaricación continuada. Concretamente por retirar multas de tráfico en Llanes entre 2013 y 2015 de forma, según la magistrada que lo juzgo, “groseramente arbitraria”. Según la jueza, “actuó sustituyendo el imperio de la Ley por el de su voluntad” y “operó como si de un feudo se tratase el Ayuntamiento”. En aquel momento, Carrera justificó su actuación asumiendo que era “una persona sin suficiente formación, desbordada por su trabajo” y que “trasladaba a sus subordinados tales decisiones arbitrarias de archivo”. Las funcionarias encargadas de tramitar las multas y gestionar los expedientes también declararon ante la misma jueza y probaron que “era el acusado quien ordenaba verbalmente los archivos incoados o anulaba las sanciones ya impuestas en expedientes en trámite de ejecución”.

En el año 2018, el concejal socialista, fue condenado por haber fraccionado en 2012 un contrato de obras en el campo municipal de golf para eludir sacar el proyecto para ejecutar el trabajo a concurso público y así poder adjudicárselas de forma directa a un conocido. Junto a él fue condenada también la edil Esther Bustillo, también socialista. Ambos, según la Audiencia Provincial, actuaron “a sabiendas de que no se respetaba la legalidad”

En 2020, el concejal aceptó otros siete años de inhabilitación y reconoció haber prevaricado cuando en 2012 contrató a dos jóvenes vinculados al PSOE –uno de ellos iba en las listas de la formación socialista en 2011- como agentes auxiliares de la Policía Local, saltándose la existencia de una bolsa de empleo creada al efecto.

En 2021, la Audiencia Provincial inhabilitó nuevamente y de forma a Carrera –y al entonces presidente de la agrupación socialista y portavoz del grupo municipal, José Herrero- por prevaricar de forma continuada al contratar a dedo a tres trabajadores autónomos que prestaban sus servicios en el polideportivo municipal. Para los jueces esa actuación fue calificada como “una clamorosa ilegalidad tanto en la inicial contratación de los servicios de los tres profesionales como en las sucesivas renovaciones que se efectuaban al inicio de cada curso” durante varios años.

Emilio Carrera dimitió como concejal en el año 2016 alegando “razones personales”.

22565/16

Un concejal socialista reconoce haberse quedado durante años con dinero del...
Comentarios