miércoles 26/1/22

Comienzo a escribir con una frase de Groucho Marx que, pase lo que pase, siempre está de actualidad: “estos son mis principios, si no le gustan tengo otros”. Dicho esto, tomemos como referencia, en la presente reflexión, una serie de frases sobre el proyecto municipal de implantación de la zona azul en el Aparcamiento del Censo de Cangas de Onís:

-“La postura de nuestro partido es de absoluto rechazo”

- “Es una nueva fórmula recaudatoria  con la que poder hacer frente a los sueldos de los concejales liberados”.

-“El ayuntamiento ya recauda el máximo permitido por la ley con el impuesto de circulación”.

-“Esta medida es desproporcionada para una ciudad como Cangas de Onís”.

-“La zona azul grabaría principalmente a los vecinos del municipio, que son los que pagan aquí sus impuestos y no tienen capacidad económica para comprarse una plaza”.

-“La iniciativa de crear una zona azul deja a los ciudadanos del concejo indefensos ante tal abuso en una ciudad con un alto índice de paro”

-“Nuestro partido aboga por la creación de más plazas de estacionamiento, porque las que hay resultan escasas en la época de mayor afluencia”.

-“Lucharemos para que estas ideas del señor alcalde y del equipo de gobierno no se lleven a cabo”.

Pensemos por un momento que estas declaraciones se hubieran hecho en los últimos días; cualquiera que utilizara su sentido común, pensaría que dichas palabras hubieran salido de cualquier grupo político de la oposición en el consistorio cangués. Pero como en política lo que falta es eso, sentido común, la realidad es totalmente diferente. Estas duras críticas las realizaba el actual alcalde de Cangas de Onís, al entonces equipo de gobierno socialista, cuando Pepín estaba en la oposición, el 14 de enero de 2009, dos años antes de tocar poder. Hoy, varios años después (un total de 7), estas palabras se vuelven en su contra. La postura de Pepín se ha vuelto diametralmente opuesta a la defendida en aquel momento; si bien el impuesto de circulación era ya alto en aquella época, no se ha preocupado de bajarlo en los últimos años; de la misma manera que esta medida podía ser desproporcionada en el pasado, nada ha cambiado para que tal desproporción haya menguado; y sí, serían los vecinos los principales perjudicados con tal gravamen, de la misma manera, con idéntica indefensión, siendo el mismo “abuso” que tan “alegremente” denunciaba en su contrincante político, los mismos a los que les presuponía nula capacidad económica para adquirir una plaza de garaje, porque… la economía doméstica de los vecinos poco ha cambiado... Lejos de crear más plazas de aparcamiento (en eterno se está quedando el proyecto de aparcamiento del Asilo), Cangas de Onís se está convirtiendo en el núcleo con menos aparcamientos en el centro de toda la comarca oriental, recordando que ya en la Avenida Covadonga se han suprimido en un alto porcentaje y en las principales calles de la ciudad es tarea casi imposible encontrar plaza alguna para aparcar. El Gobierno de Pepín, no sólo no ha luchado porque las ideas del anterior Alcalde no se llevaran a cabo, sino que ha profundizado en las medidas que por entonces él suponía “degradantes” para el ciudadano. Suele pasar cuando “mexas p’arriba”… 

Antonio Vega Cien

 

Cuando mexas p'arriba"..."
Comentarios