sábado. 03.12.2022
SALUD

Dr. Luis Castellanos "La incontinencia urinaria femenina tiene solución"

Los partos y la menopausia pueden alterar los genitales y el suelo pélvico, produciendo incontinencia urinaria y sequedad vaginal,

luis-castellanos-urologo.jpg

La incontinencia urinaria es una patología que puede tener un gran impacto psicológico y social en las mujeres que la sufren, alterando de forma importante sus hábitos y estilo de vida. Las causas de esta pérdida de control sobre la vejiga pueden ser múltiples y estar asociadas a factores como la edad avanzada, los esfuerzos físicos o tener un origen funcional.

Los partos y la menopausia pueden alterar los genitales y el suelo pélvico, produciendo incontinencia urinaria y sequedad vaginal, y favoreciendo también el deterioro de las relaciones sexuales, lo que provoca una disminución de la calidad de vida y de la sexualidad de la paciente.

El Dr. Luis Castellanos, Licenciado por la Universidad de Salamanca, es especialista en el tratamiento de esta patología.

– ¿Qué es la incontinencia urinaria y a quienes afecta con mayor frecuencia?

– La incontinencia urinaria se define como «la pérdida involuntaria de orina sin poder ser capaz de evitarlo». Es un problema bastante común, si tenemos en cuenta que afecta a un 25% de las mujeres de entre 30 y 60 años, mientras que en el caso de mujeres de más edad, próximas a los 80 años, ésta aumenta hasta el 43%.

– Tengo entendido que existen varios tipos de incontinencia urinaria …

– Así es. Existen tres tipos: Incontinencia urinaria de esfuerzo, es la más frecuente y afecta un 49%;  Incontinencia por urgencia, afecta a un 22%, e Incontinencia urinaria mixta: (Urgencia + esfuerzo) padecida por un 29%. En la mayoría de los casos, la urgencia se debe a una vejiga hiperactiva, que consiste en la contracción involuntaria del músculo que forma la vejiga y que produce una pérdida de orina. Por eso las ganas de orinar son repentinas e incontrolables y a menudo no nos permiten llegar al cuarto de baño a tiempo. Las causas que provocan este “vaciado” involuntario son muy distintas: ciertos medicamentos, el tabaco, la cafeína o una cirugía vaginal.

Por su parte, las pérdidas de orina por esfuerzo suponen que nuestro suelo pélvico no es capaz de contrarrestar la presión abdominal que se genera cuando hacemos algunas actividades físicas o cuando tosemos o estornudamos. En la mayoría de los casos, la uretra no está bien sujeta y la vagina está laxa y débil. Cualquier esfuerzo hace que la uretra bascule hacia abajo y se abra con la consiguiente pérdida de orina.

La pérdida de estrógenos en la menopausia, el embarazo y los partos, y las cirugías vaginales son también los posibles causantes de este problema.

– ¿Tiene solución?

– Hasta hace poco la solución a este problema era compleja y requería de intervenciones quirúrgicas en la mayoría de los casos y a veces, con resultados poco satisfactorios. Pero la incorporación del láser al arsenal terapéutico de las consultas de urología, ha supuesto un avance sustancial en el tratamiento de la incontinencia urinaria femenina leve y moderada. Uno de los sistemas más innovadores es la terapia con el láser de CO2 Gynelase™.

– ¿En qué consiste este tratamiento?

– Se introduce en la vagina un dispositivo similar al espéculo que se utiliza para realizar una citología, por cuyo interior viaja el haz de energía láser. Este dispositivo tiene un espejo de oro en la punta, sobre el que impacta el láser que es reflejado en la mucosa vaginal. La interacción de la luz láser con el tejido mediante un efecto térmico de calentamiento produce la remodelación del tejido colágeno y de las fibras elásticas, al actuar sobre la mucosa y la submucosa vaginal, llegando su efecto incluso a la fascia endopélvica, reforzando las paredes de la misma y aumentando el trofismo, la elasticidad y el tensado. Al quedar más tensada la zona de la pared anterior de la vagina y de los tejidos que están entre la uretra y la misma vagina, la incontinencia urinaria mejora.

– Mucha gente se preguntará si es un tratamiento complejo o doloroso…

– No es doloroso ya que se realiza con una crema anestésica, sin necesidad de pinchazos. Son necesarias habitualmente dos sesiones aplicadas con una diferencia de entre 4-6 semanas, ya que hay que dejar que se produzca un tiempo de regeneración del tejido, entre una sesión y la siguiente.

La paciente puede reiniciar su vida sexual a la semana de cada tratamiento. Al tratarse de un procedimiento sin cortes, ni ablación, ni suturas, no existe sangrado ni tampoco dolor y la recuperación es inmediata.

El tratamiento de la incontinencia urinaria con láser de CO2 GyneLáser™ es efectivo, seguro y fácil de realizar. La recuperación es muy rápida y no es necesario el uso de analgésicos, ni antibióticos.

El Dr. Castellanos trabajó como especialista en el Hospital San Agustín de Avilés hasta el año 2013 y desde 1983 ejerce como médico privado en su Clínica Dr. Castellanos en Avilés y como urólogo consultor en el Policlínico Begoña en Gijón y en la Clínica Asturias en Oviedo.

 

Dr. Luis Castellanos "La incontinencia urinaria femenina tiene solución"
Comentarios