lunes 27.01.2020
COLLAO

La prueba de habilidad a lomos de burros fue otra vez el gran momento de San Cristóbal

Cientos de personas abarrotaron el improvisado hipódromo de Collao, en el concejo de Siero, donde se corrió la tradicional carrera de burros, de las fiestas de San Cristóbal. Los jinetes además de cabalgar tuvieron que completar varias pruebas de habilidad como comer plátanos, desde el burro, si utilizar las manos. La carrera de burros fue, otra vez, una auténtica risión.

GALERÍA DE FOTOS


La mayoría de los jinetes iba disfrazada

Carrerón de burros en Collao

TODAS LAS FOTOS AQUÍ

Prueba de habilidad. Los jinetes que participaron en la tradicional carrera de burros de San Cristóbal de Collao, además de demostrar su destreza  montando el asno, tuvieron que vencer varios obstáculos, alguno de ellos muy dulces, para completar esta miniolimpiada en burro, prueba que reunió a más de 15 jinetes y cientos de vecinos y romeros en la última jornada festiva en Collao. Seis mangas en las que tuvieron que comer un milhojas de merengue sin ayuda de las manos, conseguir morder un plátano en altura, beberse una Coca Cola –también sin las manos– para después no derramar ni una gota de agua de un caldero, sobre el asno.

Antes de comenzar las diferentes mangas, los jinetes realizaron dos rondas para mostrar sus disfraces. El “angel” Feli Martínez y su pollino “diablo”, fueron dos de los protagonistas de la celebración, lo mismo que Mireia convertida en “Espinete”, disfraz que le amortiguó las caídas al suelo a causa de su viril montura.

La prueba de habilidad a lomos de burros fue otra vez el gran momento de San Cristóbal
Comentarios