lunes 1/3/21

La ceremonia de la confusión

El debate sobro les restricciones aplicaes como midíes contra la covid ye tan desquiciáu como, notres ocasiones, les restricciones mesmes. La hostelería considérase inxustamente tratada porque, como aseguren los espertos, la mayoría los contaxos prodúcense en reuniones familiares ya en fiestes improvisaes por grupos d’amigos, vecinos o veceros d’un llocal. Lo mesmo cabe dicir de los tresportes; nos modos públicos, especialmente nes grandes concentraciones de población, próducense más contaxos que nos restoranes. Si los espertos lo dicen, y hai gran coincidencia ente ellos, yo doilo por cierto.

El fechu de qu’esos espertos nun tean unanimidá de criteriu o que tantes vegaes anduvieran enquivocaos ye dalgo desplicable. Claro que yelo si se conocen los rudimentos de la metodoloxía científica. Cuando se produz un fenómenu, una anomalía, que fae quebrar el modelu desplicativu válidu ata’l momentu, cuando desapaez lo que en ciencia denomínase “paradigma”, ábrese un períodu confusu que durará mientres nun algamen unu nuéu. Mentanto, el conocimientu avanza sobro la preba y l’error. Amás, la rapidez d’esi avance nesta ocasión ta siendo notable.

Agora los gobiernos culpien de la espansión de la enfermedá tamién a los ciudadanos por disfrutar de la navidá “más de lo necesario”. Y son los gobiernos cola iniciativa d’avientu de “salvar la navidá”, illuminando unes cais pa que, igual, naide nun saliera a velo, promulgando normes escepcionales sobro horarios, ya otres coses d’esi tenor. Yá lo fixeran nel branu, abriendo fronteres y relaxando les midíes pa “salvar el turismu”.

Más lluéu lleguen los políticos, los contertulios de piteru, les redes sociales y, en medio, unos ciudadanos que nun saben a qué atenese. Escribía hai unos díes Fulgencio Argüelles que, testualmente, “los políticos yá nun tan arrodiaos de sabios conseyeros sinón d’asesores d’imax que xestionen vanidaes, superficialidaes y descaros”. Causa estupor, por exemplu, escuchar al representante-portavoz del executivu dicir que naide nun va a un bar pa tar solu n’una esquina, colo que reducir aforos tampoco ye una midía efectiva, lo que significa en “román paladín” que la única midía llóxica ye’l pieslle. Nun sé si esta xente va a los bares. Yo sí y, mui frecuentemente, voi solu, siéntome “nuna esquina” pa lleer el periódicu y tomar dalgo. Y, como yo, munches otres persones. Atiéndeme un home o una muyer con mazcarina, dispensen xel enantes y dempués de garrar el diariu, llimpien la mesa enantes de que me siente...

En 2008 el gobiernu y los sos portavoces oficiosos de los medios atribueron ensín ponese colloraos la recesión a que los ciudadanos vivieran “perriba les sos posibilidaes”. Vaya, que la culpia de tóo yera de los que pidieran un préstamu hipotecariu, marcharan de vacaciones o compraran un teléfonu d’última xeneración

Pero, per otra parte, d’ehí a oponese a cualisquier restricción medra un abismu. Les alministraciones, sacantes de que caminemos directa y llanamente haza un estáu policial que se meta ata na cama d’ún, poco puén facer escontra convocatories privaes y nada nes fiestes y reuniones familiares. Oponese a eses restricciones sedría dalgo asemeyao a que, dao que la mayor parte de los menores golpeaos sonlo polos sos padres en casa, se permitiese que los golpearen na cai unos cuantos desconocíos.

Agora bien, tampoco ye aceutable la crimininalización sistemática de la ciudadanía pola parte de quienes deben xestionar la “res publica”, seya una pandemia, seya una cris económica, seya una ñevada o una borrasca. En 2008 el gobiernu y los sos portavoces oficiosos de los medios atribueron ensín ponese colloraos la recesión a que los ciudadanos vivieran “perriba les sos posibilidaes”. Vaya, que la culpia de tóo yera de los que pidieran un préstamu hipotecariu, marcharan de vacaciones o compraran un teléfonu d’última xeneración. Yera’l mesmu gobiernu que, a la mesma vegada, pidía revitalizar el consumu para nun entrar nuna recesión deflacionista. Agora los gobiernos culpien de la espansión de la enfermedá tamién a los ciudadanos por disfrutar de la navidá “más de lo necesario”. Y son los gobiernos cola iniciativa d’avientu de “salvar la navidá”, illuminando unes cais pa que, igual, naide nun saliera a velo, promulgando normes escepcionales sobro horarios, ya otres coses d’esi tenor. Yá lo fixeran nel branu, abriendo fronteres y relaxando les midíes pa “salvar el turismu”.

Tal paez qu’un gobiernu nun ye l’encargáu de xestionar y dirixir, sinón un simple testigu de los comportamientos, tal paez qu’irresponsables ya ignorantes por definición, de los ciudadanos. Nun sé cómo definiría Churchill a esti tiempu nuesu, cuando dicía hai ochenta años qu’el problema de la so época consistía “en que los homes nun quieren ser útiles sinón importantes”.

La ceremonia de la confusión
Comentarios