domingo 23/1/22

Quizás a muchos lectores no les diga nada el nombre de La Churre. Pero para los vecinos de La Isla (Colunga) y veraneantes de la zona, La Churre es mucho más que un negocio. Una cuestión administrativa, sobre la concesión del terreno­ –completamente legal– obliga a quienes regentan el negocio desde hace décadas, a desmontar algo en lo que han invertido 40.000 euros en los últimos cuatro años, amén de quedarse sin trabajo. El ejemplar alcalde de Colunga, nombrado hace años *MANÍN DE LLASTRES, es un señor, que si bien se remite a lo legalmente establecido, ­como es lógico­, seguro que encuentra una solución menos penosa y costosa que lo ocurrido con la nave de Pacoli.
 Los vecinos y veraneantes están con la familia que se va a quedar en la calle, que lleva recogidas más de 500 firmas de apoyo. Corcho alcalde, usted que es un hombre práctico, busque una nueva concesión en otra esquina para La Churre y asunto arreglado. B

* Los de Colunga, siempre “rivales” de los de Lastres y, por lo tanto, un gran mérito y honor que el mayor galardón de Lastres recaiga en el ejemplar alcalde de Colunga.

[email protected]

La Churre de La Isla
Comentarios