sábado. 03.12.2022

Nino Rodríguez Galán: ¿Ganadero o político?

Cuando lo nombraron director general de Ganadería a principios de legislatura, en el Gobierno del Principado, escribí que sería un gran director “SI LO DEJABAN”.

Pero obviamente no lo dejaron, y como tiene más cosas que hacer, amén de una ganadería que le ronca el mango, dejó los trastos y dimitió.

Como es vecino, lo veo más feliz que nunca con sus preciosas vacas y quehaceres diarios. Todos los ganaderos de Asturias saben que a Nino, no lo dejaron trabajar, porque los de Madrid y el de Pola de Lena –Hugo Morán– en particular, le obligaron a no defender a los ganaderos y defender al lobo. Dieron en hueso duro de roer, dijo que si no se permitía controlar a los lobos –que día tras día son titulares en los periódicos por sus ataques a todo tipo de ganado– dimitía del cargo. Y dimitió, porque a pesar de ser un hombre del Partido, concejal de Parres, amigo personal de Gimena Llamedo –vicesecretaria general de la FSA y diputada regional–, así como de Adriana Lastra, una diputada nacional con mando en plaza, Nino es un GANADERO coherente y fiel a sus representados. Él no necesitaba de la política para vivir, al contrario. La política le hizo renunciar a sus vacas y explotación ganadera. Nino nun diba a por perres a Oviedo. Iba a echar una mano a los del campo, compañeros y amigos ganaderos.

No quería que se fuera, pero fue coherente y los dejó, muy a pesar del consejero y amigo. El consejero de Agricultura es hijo del histórico del PSOE, Pepe Calvo. Alejandro de Jesús Calvo Rodríguez (este si es profesional de la política, amen de ingeniero agrónomo) no quería que Nino dimitiera al igual que muchos otros compañeros del gobiernín Asturiano. Ellos querían que se quedase “cuidando al lobo” del mandado y, profesional de la política Hugo Morán, que ocupa el cargo de  Secretario de Estado de Medio Ambiente, a 6.000 euracos del ala al mes como poco.

Hugo Morán lleva “chupando del tetu” desde los años 80 y seguramente prefirió mantenerse en el machito y acatar órdenes de la enemiga pública número uno de Asturias y ministra de Medio Ambiente Teresa Ribera, que en un afán de obedecer a otros intereses no coincidentes con los Asturias, disfrutó cerrando térmicas y las minas que quedaran. A la ministra Teresa Ribera Asturias le importará un pepino, al fin y al cabo solo somos un millón de habitantes (pocos votos).

Es evidente que los políticos profesionales no entienden la política, como un lugar al que se va a ayudar a sus votantes, como lo entendió Nino. Adriana Lastra, gran amiga o examiga de Nino, lleva chupando del tetu desde 1999. Y no lleva más que Hugo Morán, porque nació 16 años después, que sino ahí la tendrían. A fin de cuentas Morán entró a tirar del tetu de la política, más o menos a la misma edad que Adriana y Gimena Llamedo. Y así nos va. ¿A qué se va a dedicar Hugo Morán a sus 58 años si lo cesan? Volvería a vender seguros, que era a lo que se dedicaba antes de hacerse político pa tirar del tetu a tiempo total. ¿Y Adriana? ¿Y Gimena? Bueno, la de Parres es Psicóloga y con los contactos que tiene ya encontrará puestín bien remunerado, si se quiere desenganchar de la política, cosa que le recomendé y se lo sigo recomendando. Máximo, ahora que por fin ya es madre. La política es muy absorbente y eso Gimena lo sabe. Adriana y Morán, tampoco tendrán problemas. Las relaciones que te da la política, te llevan hasta de vicepresidente de Iberdrola, como Antonio de Miguel Carmona, que sabrá tanto de electricidad como yo de chino –cobrará, que no ganará– 300/500 mil euracos al año como poco. El profesor universitario, economista, tertuliano y muy del PSOE él, se pasó a gran dirigente de una de esas curiosonas empresas que nos suben la luz más que a un alpinista instalado en la cumbre del Picu Urriellu.

Concluyo, que no quiero dar más la tabarra a mis amadísimos parroquianos. Yo me quedo con políticos de la talla de Nino, que tienen su profesión y la han ejercido antes de meterse a ayudar desde un departamento político, a sus votantes y compañeros ganaderos.

El de Cangas del Narcea afincado en Parres, es un político de los que no queda. Su tetu esta en su ganadería, sus tractores, empacar herba, arar, rotobatear y ser feliz con su profesión. A Nino un gran aplauso por ser coherente con su manera de entender la política. A los del tetu, antes definidos, que les vaya bonito.

Nino Rodríguez Galán: ¿Ganadero o político?
Comentarios