lunes. 08.08.2022

Economía plateada

Siempres que se fala del avieyamientu de la población solemos referimos esclusivamente a les sos consecuencies negatives sociales y económiques, especialmente económiques: cayía de la tasa d’actividá, incrementu de los gastos asistenciales y sanitarios, aumentu del gastu en pensiones y tresferencies de renta, y un llargu etcétera. Pero lo cierto ye que la situación podemos abordala con otru puntu de vista, como se fixo na Xornada Europea sobro Despoblación, cellebrada hai unos díes en Bruxelles, nel parllamentu européu. Al marxe de lo que trataron ellí, que fueron munches y distintes custiones, lo cierto ye que la subía de la edá media vien provocando cambios importantes y más que va provocar.

Na nuesa sociedá, capitalista y desarrollada, con una alta esperanza de vida en tolos países, situándose en cabeza, por esti orde, Suiza, Xapón y España, les persones na edá comprendía ente los 55 y los 75 años tienen, polo xeneral, una renta superior a la media, nun tienen gastos de compra o alquiler de vivienda, nun realicen inversiones nin xueguen en bolsa, gocien de bona salú y tienen un nivel cultural rellativamente altu. Toes eses coses conviértenles en consumidores importantes de determinaos productos, especialmente servicios.

Incluso el segmentu yá menos móvile de les persones d’edá, por enriba de los 75 años, supondría un tirón de toa una rede de servicios mui intensivos en manu d’obra, que permitiría l’emplegu de xóvenes con cualificación media, el regresu a la so tierra de los emigraos y la integración de los inmigrantes.

Esta población madura pero en bona forma física y mental permitiría l’apaición de llínies turístiques con un impactu importante nel productu global, pero tamién nun reequilibriu tarrentorial al traviés d’un turismu diferente. Falamos de cientos de miles de persones moviéndose en sentíu contrariu al turismu convencional, viaxando n’iviernu pel sur y en branu pel norte, desestacionalizando’l sector, ún de los grandes problemes que presenta actualmente n’Europa. Son, amás, viaxes que se programen en díes llaborales, evitando fines de selmana y llargos pontes festivos. Per otra banda, revitalícense espacios y llugares ayenos al turismu convencional, dende les zones rurales ata ciudaes que nun tan nos grandes circuitos.

Tamién esti sector poblacional incide positivamente na industria y contribui a la innovación, por ser demandante de dispositivos automáticos pa la casa, de teunoloxíes y productos que permiten una vida independiente o d’asistencia mélica con combinaciones d’atención personal y telemática. Esa demanda animaría la investigación y la innovación, a empleos altamente cualificaos, beneficiendo direutamente a los sectores meyor preparaos de la mocedá.

Incluso el segmentu yá menos móvile de les persones d’edá, por enriba de los 75 años, supondría un tirón de toa una rede de servicios mui intensivos en manu d’obra, que permitiría l’emplegu de xóvenes con cualificación media, el regresu a la so tierra de los emigraos y la integración de los inmigrantes.

Con estes perspectives, la Unión Europea espera que la que llamen “economía plateada”, creza a un ritmu del 5 por cientu añal, una tasa que pocos sectores y actividades pueden caltener nel tiempu. Asina, espérase que la renta atribuyible directamente a esi sector de la población pase de los cuatromil miyones d’euros del añu 2015 a sietemil en 2025.

¿Quién dixo que los vieyos, amás d’aportar sabiduría, nun son rentables económicamente?

Economía plateada
Comentarios