jueves 23/9/21

Inmatriculación

¿Dalguién sabía ata hai poco qué cosa revesosa ye la “inmatriculación”? Pues resulta ser la primer inscripción nel rexistru y refierse al dominiu sobro un inmueble. Vaya, que lo que miles y miles de persones faen cada añu pero que lo llamen, normalmente, “rexistralo”. El términu popularizárase cuando se supo que la Ilesia inmatriculara Santa Cristina, en L.lena, por unos trenta euros. Nun ye l’únicu casu, anque igual ye’l más emblemáticu, porque son 549 los bienes que la Ilesia punxo al so nome ente 1998 y 2015.

La llei hipotecaria del gobiernu d’Aznar de 1998 permitiera que los obispos exercieran de notarios, colo que con namás que la so firma, certificando qu’el obxetu yera propiedá eclesiástica, abastaba.

La llei hipotecaria del gobiernu d’Aznar de 1998 permitiera que los obispos exercieran de notarios, colo que con namás que la so firma, certificando qu’el obxetu yera propiedá eclesiástica, abastaba. Eso quier dicir que la cosa ye llegal, como diz la vicepresidenta Calvo, colo que se puede pleitear. Pero eso lleva perres asgaya y ata venti años ente pueblos pequeños y la perpoderosa Ilesia Católica.

Porque non namás falamos del prerrománicu, patrimoniu d’Asturies y, asigún la Unesco, de la humanidá. Los representantes del “dios de los probes” inmatricularon, que se sepia, 549 bienes nesti país astur (podría’l númberu llegar a 1.500), templos la mayoría pero tamién cases, praos, montes... y ata cimenterios. Como resulta qu’a naide se-y ocurriera privatizalos porque, por tradición, son del pueblu, agora son del arzobispáu, podría dase’l casu de qu’un cura se negara a dar sepultura a una persona. Al fin y al cabu, agora’l cimenteriu ye propiedá de la Ilesia Católica.

Pero nun carguemos les tintes con Aznar porque esto vien de lloñe. Los llugares de cultu fueron siempres d’usu públicu, nun yeran privatizables, incluso con Franco, anque polos alcuerdos ente l’estáu español ya’l vaticán, la Ilesia actuaba como dueña con posesión “de facto”. Esi concordatu renegociárase cuando’l gobiernu de González, concretamente llevó la negociación Alfonso Guerra, y nun se cambiara nada. Y cuando Aznar reformó la llei hipotecaria hebo un plenu pa falar de la so inconstitucionalidá, pero nun saliera alantre porque faltaron cincuenta diputaos, la inmensa mayoría del PSOE.

Yo teo rudimentos de drechu constitucional, poco de civil y mercantil, y nada d’alministrativu y procesal. Pero sé lleer dende neñu, firmé préstamos hipotecarios que pagué relixosamente (nunca meyor dicho), inmatriculé dalguna propiedá, teo unos años y dalgo de sentíu común. Pero, amás de tóo ello, sé qu’el cimenteriu la mio parroquia ye nuestru, y qu’el conventín de Valdediós ye de los maliayos, de los asturianos y de la humanidá. Sé que nin l’ún nin l’otru son de los cures.

Nos países de base católica resolvieron hai tiempu l’asuntu. Siempres se pon l’exemplu en Francia, qu’en 1905 declaró tol patrimoniu como nacional, dexando a la Ilesia como usufructuaria y llibre en custiones de cultu. Pero ye que lo mesmo fixo Portugal en 1940. Sí, en 1940, embaxo la dictadura de Salazar. Namás Italia tien una situación asemeyada a la española, pero nunca se-ys ocurriera a los sos gobiernos permitir una barbaridá de tal calibre como la que vivimos equí, onde la dictadura “nacionalcatólica” fora menos condescendiente nesta materia inmobiliaria que la “democracia non confesional”.

Nun falamos equí de relixón nin de llaicismu y ye de pura llóxica que los llugares de cultu sigan siéndolo, reconociedo’l drechu que tien la Ilesia al so usu y reafirmando los drechos a los fieles a exercer los sos ritos en total llibertá ya ensín interferencies polítiques o alministratives. Equí, como diz l’aforismu, “nun falamos de güevos, sinón de fueros”. Toles inmatriculaciones eclesiástiques feches dende 1978 deberíen ser declaraes nules de plenu drechu porque la reforma d’Aznar ye la de la llei hipotecaria franquista de 1946, que, en puridá, tendría que tar derogada pola Constitución.

Yo teo rudimentos de drechu constitucional, poco de civil y mercantil, y nada d’alministrativu y procesal. Pero sé lleer dende neñu, firmé préstamos hipotecarios que pagué relixosamente (nunca meyor dicho), inmatriculé dalguna propiedá, teo unos años y dalgo de sentíu común. Pero, amás de tóo ello, sé qu’el cimenteriu la mio parroquia ye nuestru, y qu’el conventín de Valdediós ye de los maliayos, de los asturianos y de la humanidá. Sé que nin l’ún nin l’otru son de los cures.

Agora que tanto discutimos sobro la “transición”, de les sos lluces y les sos solombres, agora qu’ata la monarquía ta na picota, precisamente pol mal exemplu del so titular, sedría hora d’abrir tamién esi otru capítulu escuru de la historia. La Ilesia nun da precisamente bonos exemplos nos últimos tiempos nin de xusticia nin de comprensión, pero la so avaricia consentía polos poderes públiques fae palidecer a los papes renacentistes. Pero, políticamente, la cosa queda clara. Nun entro no del poder espiritual y nun lo discuto, pero nes democracies el poder temporal reside nel pueblu.

Inmatriculación
Comentarios