viernes 3/12/21

Oficialidá, cultura y democracia

El pasáu sábadu percorrieron les cais d’Uviéu más de trentamil persones pidiendo, como escribiría nel so día Teodoro Cuesta, entóncenes falando del ferrocarril d’El Payares, “de lo xusto y llegal el cumplimientu”. La constitución española diz, nel so artículu terceru, que les llingües distintes al castellán serán oficiales ellí onde se falen. Ya eso ye lo que pasa en toles comunidaes con llingua propia menos nuna, n’Asturies. Anque namás fuera que por esta circunstancia, yá bastaría pa que l’asturiano fuera cooficial. Nun ye comprensible que dalgunos contrarios a esta consideración llegal lo faigan, precisamente, aduciendo que se ta desixendo dalgo mui raro. Porque, seyamos claros, que l’asturiano esiste y se fala normalmente dizlo’l mesmu estatutu d’autonomía nel so artículu cuartu, cuntando tamién con una llei d’usu dende hai dos décades. Esto ye: la llingua esiste y, polo tanto, como obliga la constitución, debe ser oficial.

Toles llingües son iguales, por más qu’unes tean mayor producción lliteraria, yá seya por tener más falantes, yá por ser les d’imperios políticos o científicos.

Defender otra cosa ye lo mesmo qu’afirmar que los asturianos tienen menos drechos que los gallegos, los vascos, los navarros ya otros. Y, tamién lo diz la constitución, los fundamentos democráticos ya’l sentíu común, naide puede ser discrimináu por razones de sexu, ideoloxía, relixón, raza... Agora, si dalguién defiende que sí se puede ser discrimináu por ser asturianu y asturianofalante, convendría que revisara la so ideoloxía, nun vaiga ser que profese una de nome mui conocíu ensín sabelo.

Quixo la casualidá qu’el sábadu coincidiera con ser día 16 d’ochobre, que ye’l “día européu de les llingües”. La Unión Europea parte de qu’el respetu y consideración de les llingües ye inseparable d’una verdadera convivencia democrática. Esto ye, la non consideración de toles llingües europées ye ponese al marxe de la democracia mesma. Como vemos, tóo mos lleva al mesmu llugar.

Toles llingües son iguales, por más qu’unes tean mayor producción lliteraria, yá seya por tener más falantes, yá por ser les d’imperios políticos o científicos. El chino o l’árabe tienen menos producción reconocía por nun tener una historia como la española o la francesa, mientres que l’inglés ye la llingua internacional de cultura actual pol poder científicu-técnicu de los Estaos Uníos, non d’Inglaterra, anque tea menos falantes que l’español. Y l’alemán ye fundamental na filosofía siendo una llingua mui reducida en falantes. ¿Y qué decir del llatín, que sólo ye “oficial” nel Vaticán?

La oficialidá llegará y seguramente va ser con esta reforma del estatutu d’autonomía porque ye de razón, de xusticia, de cultura y de fundamentu democráticu

Cervantes, el paladín del castellán modernu o español, pon en boca de don Quixote les siguientes pallabres: “el gran Homero nun escribiera en llatín porque yera griegu, ni Virxilio escribió en griego porque yera llatinu (...) tolos poetes antiguos escribieron na llingua que mamaron nel llechi y nun fueron buscar les estranxeres p’alcontrar l’altor de los sos conceptos (...) razón sedría que nun se desestimara al poeta alemán porque escribe na so llingua, nin al castellanu, nin al vizcaín”. Resulta qu’el mancu del XVI yera más tolerante y más cultu que dalgunos del sieclu XXI.

Porque, por desgracia, munchos de los que nieguen los drechos llingüísticos a los sos conciudadanos que falen asturiano, lo qu’amuesen ye la so profunda incultura, lo que muncho-y dolería al caballeru de La Mancha. “¡Quieren que sepamos asturiano!”, dicen unos; “yo nun falo asturiano y nun teo interés en conocelo”, dicen otros. Pues val, nun se preocupen, señores, que naide, con oficialidá o ensín ella, quier que vustedes sepan asturiano, nin tampoco inglés, nin francés. Pa los partidarios de la oficialidá ye indiferente que vustedes se nieguen a ser un poco más cultos, como tampoco los que saben matemátiques o toquen el pianu dexen de dormir porque otros se nieguen a conocer el teorema de Fermat o lleer una partitura. Allá ellos cola so inorancia.

La oficialidá llegará y seguramente va ser con esta reforma del estatutu d’autonomía porque ye de razón, de xusticia, de cultura y de fundamentu democráticu. Asturies tien que pasar páxina y dexar de ser una anomalía n’España, y los asturianos algamar los mesmos drechos que los demás. Tamos en manes d’unos partíos parllamentarios que son culpables d’esa anomalía de cuarenta años, pero los democráticos daprendieron la llección. Los que nun lo son van demostralo en pocos menses.

Oficialidá, cultura y democracia
Comentarios