viernes 27/5/22

El Sporting-Oviedo ye un indicador

Nos años setenta y nos primeros ochenta había en Primera, cuásique siempres, cinco equipos del Cantábrico: Sporting, Oviedo, Racing, Athletic y Real Sociedad. Yeren los años nos que la industria yera la fonte de riqueza. Incluso taben perí un Logroñés, un Burgos, un Osasuna, de ciudaes mui lligaes al “corredor de fierru”. Lo mesmo pasaba nel sur, col Cádiz o’l Recrativo. Llegó la reconversión y sólo aguantó nel norte l’Athletic, mientres nel sur pasábase de la Bética a la Penibética, de la industria al pelotazu inmobiliariu y l’agricultura esclavista ya insostenible: cayeran los anteriores y resucitara’l Málaga, el Poli Ejido cuásique llega a Primera y’l Marbella nun tuvo tiempu por poco. Dempués, la consolidación d’un sistema autonómicu desigual qu’encubre un radical centralismu y un paralelu apueste pol exe mediterrániu consolidara una Primera enllena de madrilanos, catalanes y valencianos.

Importantes xugadores del Sporting y del Oviedo que vienen d’otros llugares falen de la gran tranquilidá de los derbis cuando los comparen con otros qu’ellos vivieron

El fúbol, como síntoma de lo que pasa no fondero, o como esponente de la vitalidá d’una sociedá, desplica mui bien l’Asturies de les últimes dos décades y la d’agora. Y la representación más clara ta nos derbis, mui presente nes conversaciones dende la vergonzosa trafulca d’El Molinón d’hai diez díes. Les coses vienen ya de llonxe y agraváronse cuando una directiva irresponsable, nesti casu la del Oviedo, decidiera romper rellaciones cola otra por unos altercaos d’una docena de descelebraos de cada equipu. Porque nun fuera otra cosa. Los partíos Oviedo-Sporting son d’una educación y un saber tar impensables notros llugares. Hebo incluso asesinatos notros campos d’España y denguna afición ye tratada como supuestu delincuente como ye tratada l’asturiana.

Importantes xugadores del Sporting y del Oviedo que vienen d’otros llugares falen de la gran tranquilidá de los derbis cuando los comparen con otros qu’ellos vivieron. Ye llamativo: sistemáticamente, nesi partíu calificáu como d’altu riesgu, nunca les aficiones provoquen altercaos, pero sí les directives y, paez ser, tamién últimamente los profesionales del balón. Pero siguen y siguen, dende l’ínclitu Javier Tebas ata la non menos ínclita xefa de les fuerces de seguridá, la virreina Delia Losa, tratando a oviedistes y esportinguistes como si fueran fieres qu’atraviesen El Tártaru lliterariu, esa llaneza que va de Playilandia a Carbayonia. ¿Por qué?

Hai quien va al campu fúbol a soltar la bestia que lleva dientro, ye verdá, pero poques vegaes acaba la cosa n’engarradielles graves, sacantes les de dalgún grupín que tamién alcontramos nun mitín políticu o nun conciertu música.

Ye una máxima del poder ensayar los modelos políticos o económicos n’aquelles sociedaes d’individuos condicionaos. Hai un vieyu esperimentu que vien al casu. Si a una rata enxaulada-y meten corriente elléctrica afuxe a la zona onde nun recibe descargues; pero si nun alcuentra onde resguardase, inhíbise y aguanta la descarga. Si son dos rates faen lo mesmo al principiu, afuxen a guardase; pero, si hai descargues en tolos sitios, atáquense la una a la otra, porque entienden que ye la d’alfrente la que provoca l’agresión. Eso lleva pasando n’Asturies dende hai tres o cuatro décades. Equí esperimentaron cola reconversión industrial, cola destruición del mundiu rural, cola “gran coalición” PPSOE, cola reforma enerxética...

Hai quien va al campu fúbol a soltar la bestia que lleva dientro, ye verdá, pero poques vegaes acaba la cosa n’engarradielles graves, sacantes les de dalgún grupín que tamién alcontramos nun mitín políticu o nun conciertu música. Pero la selmana pasada nun taben nel palcu nin el presidente d’Asturies, nin l’alcalde d’Uviéu, nin l’alcaldesa de Xixón. Igual nun-ys gusta’l fúbol, puede ser. Pero hai años diben, comíen xuntos, facíen “fraternidá”. Yá: yera nos setenta y ochenta, cuando Asturies tovía esistía nel reinu d’España. Dende entós el provincianismu medrara y los nuesos dirixentes, aprovechando la cosa, tan quitándomos lo que mos queda de país y afogándomos nel provincianismu más cotrosu.

El Sporting-Oviedo ye un indicador
Comentarios