jueves 28/10/21

El bable de Susana Peruyera

El bable

Toi d’acuerdu col etnógrafu llaniscu Ramón Sordo Sotres en que Susana ye una de les persones “qu’escribe na forma de parllar nuestru, na jabla del país”. Tamién me presta que dempués de tantos años d’ausencia siga conservando’l vocabulariu llariegu y, supongo, que l’acentu característicu, porque eso ye tan inevible como andar en bicicleta.

Acuérdome de la forma tan asturiana d’espresase del periodista Manuel Avello al que nunca-y sintí dicir una palabra en bable, pero nun facía falta pa saber, que nós supiéramos, que yera de Fusu la Reina. Pocos llingüistes estudiaron o estudien la importancia del acentu, cola esceición de Mª Josefa Canellada, que nos años 40 estudiólu en vecinos del so pueblu y plasmólu nel ‘Bable del Cabranes’. Susana Peruyera estremaba a la perfeición la diferencia d’acentos del oriente y, sobre tou los acentos llaniscos. Asina un día escuché-y dicir, en base al acentu: “Esi é de Meré”.

Yo tuvi en mio casa y, na de los mios tíos-güelos, la meyor escuela, anque nunca-yos llegué a la suela los zapatos​

Ella sabe que les coses van a menos, que les palabres desgástense de munchu usales. Que van morriendo los vieyos y con ellos balagares de páxaros, de plantes, de pexes…, diches coles palabres de siempre. Toles llingües tienen formes de llamar a les aves pero paez qu’un ferre muerre cuando nun hai quien lu llame pel nombre; o un esperteyu, una pega, un reyín, un raitán, un coriyu...

Y, sobretou, ye importante ‘mamar’ la llingua de casa. Nun ta mal que pueda haber xente que deprenda les palabres per primera vez, pero nada ye comparable a la satisfaición de saber una palabra de to padre o de to güelu. Ye como comulgar el día la fiesta.

Yo tuvi en mio casa y, na de los mios tíos-güelos, la meyor escuela, anque nunca-yos llegué a la suela los zapatos. Xuntéme con dellos paisanos vieyos, munchos yá fallecíos, que me pasaron el so legáu. Yo enxamás-y pregunté a nadie lo que significaba una palabra, nun tengo la zuna d’un investigador, paecíame que de dalguna manera prostituía les mesmes palabres y tamién a les persones que les pronunciaben y que se convirtín nuna ringlera estadística.        

Recuerdo a munches persones, falantes: Teresa Les Pedroses cavuchando: “Yá tengo’l cebollu presu”. A Pepe ‘Tarucu’ esmolíu por qu’un tubu taba “persaliendo”. A Casimiro Carús falando de “Llonxinos” per Semana Santa. A Aurora Rendueles que retolicaba que’l “perru fuxó”, o había que “rezar a la Ñuestra”. A Ciano Toyos esplicando como sacar los “picarjueyos” d’un tueru. A Arcadio Rendueles debaxu l’horru “fendiendo lleñi col hachu”. A Tana, de Sariegu, que dicía: “Escaecióseme’l fríu”. Al rapaz d’Agüelle al que “tou-y lo empobinen”. A Tina de La Cai “percanciando daqué”. A Consuelo Cubillas buscando un musu “mui murador”. A Luis de “La Esbilla” tomando “un papáu de sidre” antes de dir pa Sietes. A Mel de María viendo “esñalar” un esperteyu. A Pepe’l Lecheru anunciando que “va haber mazana, los pumares tán mantiaos de flor”. A mio madre que diz, anque menos yá, “tú nun me remanes”. A aquella muyer que fúi la última de Xiranes en dicir “xintar”…

Había un mundu inmensu, grande como un mapamundi, magar qu’en realidá tou se convirtió, ensin danos cuenta, nun pueblu diminutu llenu d’escayos y muriécanos, dando les aboquiaes

La mayoría d’ellos yá dan escayos. Falaron asturianu porque ye lo que sabín. Nun precisaron diccionarios. Vivín nun mundu que tenía les sos llendes en La Llopa, El Fondril, La Llosona, L’Artillina, El Pozón del Bustiu, La Faza, les Facines, El Güeyumengu, La Xixa, L’Infiernu… Nun precisaron lletreros pa saber el topónimu verdaderu, la faza concreta, el prau pindiu, la granda pedregosa, la llosa abundante... Hasta los animales (les vaques, les chuques…) sabíen u teníen qu’entrar a pastiar o a reviciar.

Esto nun tien que ver cola política, anque dalgunos intenten atrayelo al so carreru

Había un mundu inmensu, grande como un mapamundi, magar qu’en realidá tou se convirtió, ensin danos cuenta, nun pueblu diminutu llenu d’escayos y muriécanos, dando les aboquiaes. Dalgunos llámenlo “evolución”. Pero bueno, gracies a xente como Berta Piñán, Sabiero Cayarga, Susana Peruyera (los/les tres viven pacticamente fuera) hai daqué de futuru. O Sordo Sotres (que vive nel esiliu interior), qu’escargaxa pelos picos picaños de Los Urrieles buscando los nombres máxicos y poniéndolos en lletres doraes...

Esto nun tien que ver cola política, anque dalgunos intenten atrayelo al so carreru. Más del 90% de la xente que defendió l’idioma, que cantó o que lloró n’asturianu, qu’escribió como supo en bable (curiosamente esta palabra nun ye políticamente correuto utilizala, nun sé por qué), yeren carlistes, tradicionalistes, conservadores o lliberales.

El Padre Galo, el mayor escritor del país, yera carlista, como lo fúi Xuan María Acebal, como lo fúi Enrique García Rendueles o como lo fúi la maliayesa Tuxa Villaverde. Esto ye mester recordalo porque se nos olvida. El bable nun tien fronteres nin credos políticos, y eso ye importante si se va a oficializar, pasáu mañana (oxalá), la llingua de toos.

El bable de Susana Peruyera
Comentarios