domingo. 02.10.2022

El Proyecto Miraflores de Noreña busca personas voluntarias para colaborar con la huerta

miraflores-norena-01
Varias de las personas usuarias de Afesa en uno de los mercadillos solidarios organizados en Noreña.

Aunque es pleno mes de agosto, en la Finca Miraflores no se para. En el proyecto que la Asociación de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (Afesa) lleva a cabo en Noreña siempre hay trabajo. El pasado invierno arreglaron uno de los invernaderos y desde entonces, su producción hortícola se ha multiplicado, lo que también ha provocado una mayor carga de responsabilidades para las 17 personas con enfermedad mental grave que este año acuden a las instalaciones.

Varias variedades de tomates, pimientos, fréjoles, repollos, acelgas, calabazas, pepinos, berenjenas, cebollas, ajos puerro, patatas, maíz, calabazas o fresas forman parte de una cesta en la que el principal ingrediente es la inclusión. «Estamos muy contentos porque tenemos una acogida muy buena, viene mucha gente a vernos y a comprar, pero no podemos perder nunca de vista la función ocupacional de la finca, para nosotros lo más importante es que las personas usuarias estén a gusto, para ellas es un lugar de referencia para socializar y ser autónomas», explica Saray Escobar, la educadora social.

Junto a Juan Peña, lidera este proyecto que ha logrado abrir sus puertas a la comunidad. «Ponemos nuestros productos en redes sociales y hemos creado una lista de difusión para avisar cuando tenemos producción», cuenta Saray.

Funcionan a través de donativos y además de los productos de la huerta tienen numerosas plantas ornamentales y entre sus planes está disponer también de plantas de interior. «Los vecinos nos están ayudando mucho y nos traen esquejes», comenta.

miraflores-norena-03
Saray Escobar, con varias plantas.

En otoño el trabajo en el exterior se combinará con el del aula y en Miraflores les gustaría contar con personas voluntarias que les ayuden con la huerta. «Invitamos a que si hay alguien que sepa o le apetezca venir a echar una mano, pase a vernos por las mañanas», apunta Saray.

Por otro lado, no descartan organizar más mercadillos solidarios. «Al final el dinero es lo más importante para poder seguir con el proyecto, eso y el apoyo fundamental de las instituciones nos permite que sea una iniciativa viable», reconoce.

miraflores-norena-04
Dos de los usuarios limpian de malas hierbas el huerto exterior.

 

miraflores-norena-02
El riego es muy importante en esta época del año para mantener los cultivos.

El Proyecto Miraflores de Noreña busca personas voluntarias para colaborar con la huerta
Comentarios