martes 25.02.2020
DAVID M. RIVAS

Un culín

Mester ye que, dende los gobiernos ata los consumidores, tóos faigamos lo meyor pa que nun acabe por morrer lo que pensamos eterno

Un culín

Paez ser qu’hebo “pautu’l culín”: en chigre 2,70 euros la sidre normal y 3,00 la de denominación. Y con eso entamamos con otra griesca, con otru debate. Hai quien piensa qu’esta ye una decisión qu’atenta contra la llibre competencia. Razón nun-ys falta a los que piensen asina. Ye más, dalgunos argumenten que por por qué hai pagar lo mesmo por una sidre bono que por otra que ye puxarra. Tampoco-ys falta razón. Pero dicen otros que ye mester un preciu básicu pa facer del sidreru un seutor con viabilidá económica que permita que la nuesa bébora siga siendo popular porque, con esos precios propuestos, sigui siendo relativamente barato. Tampoco-ys falta razón. Nun hai yá sitiu onde media cerveza de lo más normalino o malo dafechamente seya de menos de 1,80 nin onde un vasu vinu que nun seya perronero menos de 2,00. Y nin pa la cerveza nin pal vinu ye mester un profesional qu’eche con procuru cincu o seyes culinos a los veceros. Lo cierto ye que la sidre ye barato y va siguir siéndolo tres esa xuba d’unos céntimos como cierto ye tamién que los sidreros preferimos mayor calidá, con una sidre bien curiada y bien echada, anque paguemos un pocoñín más. Tampoco razón-ys falta a los que dicen qu’el problema ye’l baxu preciu que los llagareros paguen a los mazaneros, que son, en definitiva, el primer pasu la cadena’l seutor. Los propietarios de les pumaraes lleven unos años ensín beneficiase del espoxigue’l mercáu sidreru, un mercáu que sí que diera beneficios crecientes a llagareros y chigreros. Nesti mundín tan familiar, tan de nueso, tóos tienen les sos razones. Mester ye que, dende los gobiernos ata los consumidores, tóos faigamos lo meyor pa que nun acabe por morrer lo que pensamos eterno, como mos ta pasando nesti país dende hai años, onde paez que de la nuechi a la mañana desapaecen los horros, les biesques, los osos, los praos y ata la mesma llingua. ¡Un culín, hermanu!

David M. Rivas

Un culín
Comentarios