lunes 17.02.2020
OPINIÓN

Políticos profesionales o políticos sin experiencia (II)

La izquierda y la derecha son términos trasnochados y que ya no valen

(A modo de recuerdo de la anterior semana, trato de evidenciar a los políticos actuales que viven de una profesión inexistente, con unos sueldos impresionantes; jubilaciones de oro; viajes gratis; justicia diferente de sus administrados).

Pero lo que muy poca gente sabe es que  antes de montar un nuevo partido a toda prisa y con todos los profesionales de la política en contra, hubo multitud de conversaciones con IU, esa que hoy ya es mandada por un inteligente Garzón (¿coincidencia de apellidos?) y que la vieja casta de IU impidió a toda costa. Ahora ya ven los de IU que, o se unen a PODEMOS, o se les terminó el chollo porque desaparecen. Ahora, a la vieja guardia de profesionales de la política en IU, no les queda más remedio que rendirse ante la evidencia y pactar con aquellos a quienes se lo negó el pacto por activa y por pasiva.

Ahora que los profesionales de la política ven que la gente se da cuenta que esas prebendas no pueden continuar (elevados sueldos, con una justicia diferente a la de los ciudadanos –aforados–, viajes gratis, coches con chofer...) se dedican a difamar y mentir. Treinta años de ejercicio de una profesión (inventada), no les queda otra.

Los Políticos no Profesionales (porque reconocen que tal profesión no existe) y que  llámense PODEMOS; IU llamada a ser parte de PODEMOS o extinguirse, o CIUDADANOS de Alberto Rivera,  son gente joven sin casi experiencia (Alberto Rivera con un poco y a nivel autonómico) con un mensaje en lo esencial igual que el de PODEMOS, aunque con matices y más moderado (si quiere entrar en la política nacional no sería malo que así se llamara).

Y esta clase nueva de políticos es el futuro, no los carcamales como Rajoy, Cascos, Gabino de Lorenzo, Cherines, Javier Fernández, Fernando Lastra, Antonio Trevín , Llamazares, Rosa Díez, que llevan viviendo de una profesión inexistente, ­por lo tanto mintiendo sin ningún pudor­ durante décadas, en el nombre de una falsa democracia. Y claro, para no perder los Profesionales su chollo vale todo, incluso pagar con dinero negro la ampliación de la sede del PP en Madrid, o robar a la pobre gente cursos y Eres en Andalucía. También en el nombre de la Democracia vemos que un Molt Honorable es un “molt ladrón”, que un “gran Villa”, dirigente Sindicalista  que puso a todos los Socialistas con mando en Asturias, se saldrá de rositas como todos los profesionales de la Política, cuya mayor molestia puede ser pasarse unos meses en la cárcel, en cuya estancia, con mucha pasta y formación (en el robo con poca clase, pues en la cárcel se encuentran), viven como Monarcas, con menos lujos y menores orgías. Al final un leguleyo al uso con abogado de coste no asumible nada más que por los ricos, los saca de la cárcel, no devuelven un euro de lo robado y a vivir el resto de su vida de lo afanado.

La izquierda y la derecha son términos trasnochados y que ya no valen, porque la izquierda y la derecha siguen la misma ruta, o si no ya me dirán los pactos actuales de la izquierda y la derecha en el Gobierno del Principado o el Ayuntamiento de Oviedo, por citar ejemplos cercanos.

Lo que ahora vale son Políticos Viejos con experiencia y mucho arte de mentir o políticos jóvenes sin experiencia, que pueden caer en los mismos errores que los profesionales actuales, con una gran diferencia: LA GENTE NO ES BOBA Y YA SABE DE SOBRA LO QUE ES UN POLÍTICO PROFESIONAL, justo los que durante décadas y con triquiñueleas se hicieron inmensamente ricos y que hoy viven como monarcas.Unos porque siempre lo fueron: Cascos, Rajoy, Fraga, etc. y otros porque lo aprendieron rápido: González, Guerra o ejemplos más próximos como Javier Fernández que habita en el barrio más obrero de Gijón (Somió) o María Luisa Carcedo, vecina del anterior. Los profesionales de la política viven a cuerpo de rey de una profesión inexistente y los que ahora vienen, lo tienen muchísimo peor para mentir y robar: la gente ya sabe lo que es.

Opino que hay que dar paso a la gente nueva, bien formada y dispuesta a cambiar este asunto político. ¿Que nos pueden engañar?, no lo pongo en la menor duda. Pero lo van a tener muchísimo peor, porque le gente ya sabe lo qué es padecer un político profesional del engaño y el mangui.


       [email protected]

Políticos profesionales o políticos sin experiencia (II)
Comentarios