miércoles 18/5/22

Luego leo que los salarios han caído

Los salarios bajan porque la oferta de trabajo es mucho mayor que la demanda de trabajo


El problema de gravar los ingresos reside en lo que queda: la renta neta Si en un país a un ingreso de 100 se le aplica un tipo impositivo del 20% al perceptor le queda 80, si en otro país a un ingreso de 140 se le aplica un tipo del 35% quedan 91.

jornadas-setas-primavera-del-nora-2016.jpg

Luego leo que los salarios han caído: 

http://economia.elpais.com/economia/2014/06/17/actualidad/1402989483_581339.html 

y que la presión fiscal en España es baja:

http://www.coleconomistes.cat/ASP/RESUMSPREMSA/ElEconomista17062014_1.pdf

Los salarios bajan porque la oferta de trabajo es mucho mayor que la demanda de trabajo, porque la actividad económica está estancada (motivo por el que los precios no suben, y menos en España que tiene una baja productividad), y por la estructura de PIB basada en el bajo valor añadido, y así van a seguir reafirmando lo que decía mi amiga sobre el descenso en el número de operaciones y anunciando caídas en el consumo. El tema de la presión fiscal es otra cosa (aunque vinculada).

El problema de gravar los ingresos reside en lo que queda: la renta neta. Si en un país a un ingreso de 100 se le aplica un tipo impositivo del 20% al perceptor le queda 80, si en otro país a un ingreso de 140 se le aplica un tipo del 35% quedan 91. En el primer país la presión fiscal es menor que en el segundo, pero su población vive peor porque dispone de un ingreso neto más reducido.

Ejemplo: en Suecia el PIB pc ppp en dólares internacionales estimado por el FMI para el 2014 ascenderá a 42.143 y en España a 30.740. Teniendo en cuenta la presión fiscal de cada país: en Suecia es 11,7 puntos mayor que en España, a groso modo a cada ciudadano de Suecia a final de año le quedarán 23.500 dólares y 20.700 a cada uno de España, y encima los servicios en Suecia serán mejores porque los ingresos fiscales son mayores y las cuentas públicas están más saneadas.

La tendencia apunta hacia subir los impuestos sobre el consumo porque, o no se pueden subir más los directos, o se ha renunciado a hacerlo. La presión fiscal en España es menor que en Suecia, pero los servicios son peores, luego no se busca aumentar la presión fiscal para mejorarlos, sino para enjugar el déficit público tan enorme que España muestra y para asegurar el pago de los intereses de la deuda. Por eso digo: sí a un impuesto único sobre el gasto por tipos de gasto con tipos negativos para gasto de primera necesidad, y no a la imposición sobre el ingreso.

¿Qué está pasando? Pues algo muy sencillo. El dinero que una/un española/ol media/o ocupada/o tiene en el bolsillo está cayendo a la vez que su situación laboral no mejora; si está en paro todo es peor, claro. ¿Qué le queda?, pues consumir menos. Imaginen que en este escenario se incrementan los impuestos sobre el consumo; pero si se incrementan los que gravan los ingresos, peor. Queda perseguir el fraude, pero eso también tiene consecuencias: reduce la economía informal: informal pero que sostiene muchas bolsillos.

Complicado, verdaderamente.

 

@sninobecerra <http://twitter.com/sninobecerra>

Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of

Management. Universidad Ramon Llull.

Luego leo que los salarios han caído
Comentarios