domingo 24/10/21
OPINIÓN

Una medalla de oro más que merecida

Parece ser que en un principio el ejecutivo asturiano pensaba distinguir con la medalla de oro a la ovetense Reina de España Letizia Ortíz

semana-santa-pilona-asturias-2018.jpg

El Gobierno del Principado ha hecho esta mañana públicas las medallas de Asturias que con motivo de la festividad de nuestra autonomía se entregarán el día 7 de septiembre en el Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo. La medalla de oro ha sido para el padre Angel García, fundador y promotor de “Mensajeros de la Paz”. Una distinción más que merecida a este sacerdote mierense que hace más de cincuenta años con su compañero Angel Silva fundaron en Asturias “La Cruz de los Angeles”.

Parece ser que en un principio el ejecutivo asturiano pensaba distinguir con la medalla de oro a la ovetense Reina de España Letizia Ortíz pero desde la Casa Real indicaron que no era el momento ya que habría parecido quizás un cierto oportunismo por parte del gobierno regional. En cuanto a las medallas de plata, todas también muy bien concedidas, destacando la de que se entregarán a dos empresarios: El creador y presidente del grupo industrial IMASA, el zamorano Tomás Casado que vino de joven a Asturias a través de una empresa de montajes que trabajaba en los primeros pasos de ENSIDESA y que a sus 83 años sigue en plena forma personal y empresarial, y el empresario riosellano, licorero de prestigio, Emilio Serrano, auténtico embajador del turismo del oriente de Asturias, hijo predilecto de Ribadesella y asturiano comprometido con cualquier iniciativa que sirva de promoción a nuestra tierra. Junto con ellos también recibirán la medalla de plata la Fundación Sanatorio Adaro que cumple más de un siglo de atención hospitalaria en la cuenca del Nalón, el sindicalista a título póstumoManuel Fernández “Lito”, la catedrática de Estadística de la Universidad de Oviedo María Angeles Gil Alvarez y el ganadero José Ramón Bediola. Para todos ellos mis felicitaciones.

Me llega otra decisión sorprendente por parte de la Consejería de Sanidad, a la que ya no sé, la verdad, al paso que va que medalla habría que darle. Y es que ha rechazado colocar en el nuevo HUCA las placas de agradecimientos a ilustres galenos que estaban colocadas en el viejo hospital. Por lo visto las han quitado del viejo HUCA enviándoselas a las familias. Un ejemplo, la que ponía “La consejería de Sanidad al doctor Manuel Roiz Noriega en agradecimiento a la labor profesional desarrollada en el Centro de Oncología. Diciembre 1984″.La verdad es que en la escuela me aprendieron aquello de que de bien nacidos es ser agradecidos, pero está visto, los actuales rectores de la sanidad asturiana se lo pasan por el arco del triunfo.

Dentro del plan de empleo que ponen en marcha los ayuntamientos asturianos observo que el cuarto en población de Asturias, el de Siero, convoca una plaza de periodista para un licenciado en periodismo o grado o master equivalente que debe ser desempleado de larga duración y no ser perceptor de prestación contributiva por desempleo. Por supuesto, salario de mileurista, o sea, 901 euros brutos mensuales. Seguro que con este fichaje el alcalde Llosa mejorará su imagen.

Me ha encantado, refrescándome la memoria, el artículo que el cronista oficial del Centro Asturiano de Oviedo Pedro Cortés publica en La Nueva España titulado “Cincuenta años de la visión de un cuélebre”. Fue un verano de 1964 cuando el fotógrafo Florencio Sierra y un servidor, que iniciaba sus andanzas periodísticas en el diario Región, nos fuimos a Felechosa en busca de un cuélebre que tenía aterrorizada a la población, especialmente  a los veraneantes, algunos de los cuales juraban y perjuraban haberlo visto enroscado en alguna sebe. Por más que rastreamos el cuélebre no apareció pero sí recibimos un telegrama del diario ABC pidiéndonos fotos primer plano del bicho e historia de su captura. Como bien dice en su escrito Pedro Cortés en la reacción del citado diario aún siguen esperando. Y ya que hablo de este erudito investigador y miembro de la Asociación de Escritores y Periodistas del Principado de Asturias no estaría de más que el gobierno del Principado le tuviera en cuanta como futuro cronista oficial de Asturias, cargo que incomprensiblemente sigue vacante desde que hace diez años o más falleciera el titular Joaquín Manzanares. Creo que su designación caería muy bien en los ambientes culturales de nuestra autonomía y no estaría de más que el nombramiento fuera antes de la última semana de septiembre ya que los cronistas oficiales de toda España -veintitantos de Asturias- celebrarán su asamblea anual en Oviedo. Anímese señora consejera de Cultura y de el paso.

Una medalla de oro más que merecida
Comentarios