sábado 8/8/20

Predilecto y Adoptivo

 

Todo ayuntamiento puede conceder a un ciudadano el título de “Hijo Predilecto de la Villa”...


El acto oficial tendrá lugar el próximo 18 de julio en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Parres

Predilecto y Adoptivo

 

Todo ayuntamiento puede conceder a un ciudadano el título de “Hijo Predilecto de la Villa”, el cual sólo podrá recaer en quienes habiendo nacido en el concejo del ayuntamiento otorgante, hayan destacado de forma extraordinaria por sus cualidades, méritos personales o servicios prestados en beneficio y honor de la villa y hayan alcanzado consideración indiscutible en el ámbito de lo público.

Algo parecido diríamos cuando se trata de conceder ese título a un “Hijo Adoptivo”, que deberá tener los mismos méritos que el “Predilecto”, del que sólo se diferenciará en no haber nacido en el concejo que le otorga el título.

Viene esta introducción a propósito del solemne acto que se celebrará el viernes, día 18 de este mes de julio, en el salón de plenos de nuestro ayuntamiento, cuando la Corporación Municipal de Parres le conceda el título de “Hijo Predilecto” a José Ignacio Manzano Sánchez (más conocido como Nacho Manzano) y el título de “Hijo Adoptivo” al cangués José Antonio Campoviejo.

Dos gastrónomos de altos vuelos en nuestro pequeño concejo es todo un lujo, cuya excelencia culinaria ha sido distinguida por la prestigiosa Guía Michelín otorgándoles tres estrellas. El hecho se sucede año tras año y ellos se esfuerzan para mantener el listón muy alto.

Nacho Manzano -desde su restaurante Casa Marcial- y José Antonio Campoviejo -desde El Corral del Indianu- siempre afirman que uno de los secretos del éxito de sus establecimientos es la calidad de las materias primas que utilizan, esencialmente asturianas.

Tanto El Corral del Indianu (destacado con una estrella desde hace 15 años) como Casa Marcial (también con una estrella desde 1999, a la que sumó una segunda en 2009), tratan de emocionar a los clientes con sabores, texturas, presentación de los platos y productos muy seleccionados, sean éstos verduras, legumbres, pescados, carnes, postres y tantos otros que parecen más bien surgidos de las manos de un mago decorador que de dos cocineros, amigos, de muy buen trato y sencillos trabajadores de las artes culinarias. Sus bodegas no se quedan atrás.

Aquella Casa Herminia de La Salgar dio a la luz del Sueve varios miembros de una familia (aunque Nacho sea el más destacado) que -no sólo en Parres- sino ahora ya fuera del concejo y del país, perfeccionaron lo que vieron desde críos y elevaron a la categoría de placer lo que aprendieron en aquella cocina matriarcal. 

Nacho y José Antonio siguen obsesionados en ser cada vez mejores y ambos saben muy bien que para ello deben seguir trabajando y poniendo ilusión en lo que hacen. Ellos sí tienen vocación y eso se nota en su diario quehacer.

Seguro que el día 18 al recibir oficialmente las primeras distinciones de “Hijo Predilecto” y de “Hijo Adoptivo” que nuestro ayuntamiento concede, sentirán de cerca el calor y la consideración que les profesamos.

Ellos hacen de Parres un concejo privilegiado gastronómicamente y sus estrellas hacen del mismo un punto de referencia especial.

Como buenos relaciones públicas que son no les temblará la mano cuando firmen en el Libro Registro de Honores y Distinciones. Enhorabuena a ambos y a sus familias.

Predilecto y Adoptivo
Comentarios