jueves. 18.08.2022

Por esta magnífica instalación luchamos muchos hace bastantes años. Y al revés que la sanidad actual: fue propiedad privada de una Fundación, y ahora es Público. En aquel entonces había políticos con ganas de hacer cosas, ahora abundan los ladrones. Cuestiones de malos vicios y el tiempo.
Mucho he disfrutado la semana pasada del trabajo de años atrás. Seguramente lo mío fue un granín de arena, pero gracias a ese y otros muchos, mi mujer Carlota estuvo atendida de lujo, en “mi” HOSPITAL DEL ORIENTE, un lugar en el que desgraciadamente tuvo que pernoctar. Grandes profesionales, muy buena gente. Un lujo, que permiten a miles de usuarios de la mal llamada Comarca del Oriente tener unos servicios médicos PÚBLICOS estupendos (el Oriente está en China y nosotros vivimos de un Turismo, al que hay que definirle donde está localizado). Carlota ya está mucho mejor y en casa.
En el lado opuesto mucho “entendido” sacándole defectos, y diciendo que cada vez atienden peor. ¡¡¡PUES ESO ES MENTIRA!!!, aunque no se sabe el motivo por el que a los galenos la gente les exije que sean infalibles y que nunca se equivoquen.
¿Saben el único que nunca se equivoca? EL ZÁNGANO QUE NUNCA HACÍA NADA.
Y no crea amadísimo parroquiano que los que hablan mal del Hospital lo hacen porque sí. El Hospital tienen magníficos profesionales de todo, menos un buen equipo de comunicación dirigido por buenos Periodistas.
Manejan unos presupuestos de varios millones de euros, con un personal cercano a los 300 personas (LA MAYOR EMPRESA DE LA COMARCA), pero nuestra profesión siempre es la hermana pobre de las empresas dirigidas por zoquetes. Y es que en este Hospital, como todos los públicos (que son los mejores), mandan los mayores indocumentados de la historia: los políticos.
Vuelvo al Hospital que me pierdo con los nuevos “Tratantes de Ganados” (los políticos no se pierden feria de ganado ni mercado alguno en busca del voto perdido). Regreso a “mi” Hospital, en él como en muchas más cosas EL FIELATO, ­este SU Periódico­, estuvo allí en los inicios arrimando el hombro. Por eso escribo de “Mi Hospital”, porque no vean lo que costó lograrlo. Tanto, que primero tuvo que hacerse como si fuera un hospital privado dentro de la modalidad de Fundación, y ahora que estos cacos gobernantes  los quieren privatizar, “Mi Hospital” es más público que nunca.
Concluyo: ES MENTIRA QUE TENGAMOS UN MAL HOSPITAL. Es verdad y sensato que en un Hospital Comarcal no se pueda realizar toda clase de operaciones y, quédense con tres cosuques:
1º.- Tenemos un lujo de Hospital, con habitaciones de lujo y con vistas a los Picos de Europa.
2º.- Tenemos unos profesionales que, ­como humanos,­ también se equivocan.
Pero son buenísimos y, sobremanera: HUMANOS.
3º.- No tienen equipo de Comunicación que se dedique a decir lo que yo escribo y, tampoco tienen un equipo de Prensa que uniera a todos esos 300 empleados, que a veces, cada uno va por su lado. Comunicación externa e interna.
Tuve ocasión de hablar en muchas ocasiones con todos los gerentes que pasaron por este Hospital y todos me dan la razón. Pero a ninguno se lo dejan hacer. “Borja: no nos dejan contratar a una empresa de comunicación o a un periodista”.
Por eso, por la calle se habla mal de “Mi Hospital”. Anda que les den, que la ignorancia es tan atrevida como desconfiada. Una buena definición del nuevo “Tratante de ganados” (político).
[email protected]

Hospital Francisco Grande Covián
Comentarios