jueves. 11.08.2022

Luisa González Vega “Madrinita”, recibió un emotivo homenaje de quienes fueron sus alumnos allá por las décadas de los 70 y 80 del siglo pasado.

Luisa González Vega y su hermana Aidina, hijas de maestro, instalaron en su casa de Sevares (Piloña), una “Guardería”, animadas por los vecinos y, por allí, desfilaron un buen número de los los críos de la localidad, que aprendieron a de las dos hermanas, las letras, los números y buen número de enseñanzas.

Luisa González, “Madrinita”, que cuenta con 92 años de edad, es la única de las dos hermanas que queda con vida y, hace unos días, compartía una comida de hermandad, en el Palacio de Rubianes (Piloña), con 56 de los que fueron sus alumnos hace décadas.

Madrinita dio las gracias por este reencuentro y aseguró que,  “cuando me acuesto, ¿pensáis que duermo? Pues no, pienso en todos vosotros, en donde estaréis, en si estaréis haciendo las cosas bien, como buenas personas, como se tienen que hacer». La protagonistas recordó a su hermana, «Aidina, era la buena, a mi me tocó el papel de “mala”, la que os regañaba y si os tenía que castigar os castigaba, para enderezaros, pero lo hacía para convertiros en buenas personas». Madrinita se llevó todo el cariño, y muchos aplausos de todos “sus niños” allí presentes, y de muchos que por motivos de trabajo o personales, no pudieron acudir, pero que hicieron llegar sus felicitaciones.

Madrinita agradece uno de los regalos que le hicieron en Rubianes sus antiguos alumnos.

Homenaje a Madrinita
Comentarios