viernes. 03.02.2023

Noreña celebra del 2 al 11 sus 54 Jornadas Gastronómicas de los Callos

El cocinero, escritor y consultor gastronómico Lluis Nel Estrada inauguró la cita, que este año homenajea a Fini Torre

Durante diez días, Noreña será la capital gastronómica de Asturias con la celebración de sus 54 Jornadas de los Callos, una cita que se desarrollará entre el viernes, día 2 y el domingo 11 de diciembre en los establecimientos hosteleros de la villa condal y que el martes se presentó en el Hotel Cristina con el pregón a cargo del cocinero, escritor y consultor gastronómico Lluis Nel Estrada.

Juan Fernández, presidente de la Junta Local de Hostelería, entregó al pregonero, Lluis Nel Estrada, una chaquetilla conmemorativa
Juan Fernández, presidente de la Junta Local de Hostelería, entregó al pregonero, Lluis Nel Estrada, una chaquetilla conmemorativa

El presidente de la Junta Local de Hostelería, Juan Fernández, destacó y agradeció la unidad del sector en Noreña. «No fueron fáciles los comienzos, pero es mucho más positivo compartir talento, crecer en equipo e intentar siempre mejorar», señaló. Y recordó que, además de la parte gastronómica, las jornadas se complementarán con una exposición en la Casa de la Cultura de los carteles que participaron en el concurso convocado por el colectivo para anunciar la cita.

Asimismo, el sábado tendrá lugar la VIII Carrera Popular de Noreña 5km de Los Callos. Los primeros en tomar la salida, a las 10.30 horas, serán los más pequeños, con las carreras de 300 metros para 4, 5 y 6 años, de 800 para 7, 8, 9 y 10 años y de 1.600 para 11, 12 y 13 años. Por su parte, la categoría absoluta se disputará a las 12 horas y los ganadores en categoría femenina y masculina se llevaran su peso en productos cárnicos.

Por otro lado, el Ayuntamiento también ha programado un concierto de la Banda de Música el domingo durante la sesión vermú y el lunes habrá actividades infantiles tanto por la mañana como por la tarde.

La Junta Local de Hostelería aprovechó la inauguración de las jornadas para homenajear a Fini Torre, vinculada durante 45 años a la hostelería local con el Grupo Cabeza. «Durante los últimos veinte años ha sido el alma mater del Hotel Cristina, impulsora, creadora y la que llevaba las riendas, y sigue al pie del cañón, siempre ayudando y apoyando a la hostelería», ensalzó Juan Fernández. «Su casa es un refugio cuando hay marejada» aseguró la alcaldesa, Amparo Antuña, quien también destacó su profesionalidad.

La alcaldesa de Noreña, Amparo Antuña, y Fini Torre, homenajeada por la Junta Local de Hostelería
La alcaldesa de Noreña, Amparo Antuña, y Fini Torre, homenajeada por la Junta Local de Hostelería

Nacida en Langreo, Fini llegó a Noreña con dieciocho años. «De pequeña quería ser taxista y a lo largo de mi vida me di cuenta de que mi profesión se parece bastante a mis sueños infantiles porque me dediqué a conducir celebraciones», apuntó. Artífice de bodas, bautizos, comuniones, reuniones de trabajo y un sinfín de eventos, Torre compaginó la labor hostelera con la hotelera, haciendo que sus clientes «se encontraran como en su propia casa».

Asimismo, fue una pieza clave para impulsar la Junta Local de Hostelería. «Tenemos una asociación fuerte, siempre con el espíritu de que Noreña sea la capital gastronómica de Asturias», señaló. Aunque ya lleva tres años jubilada, prometió seguir colaborando «hasta que quieran» y respecto al homenaje, aseguró entre risas, «para mí es como si me hubieran dado el Princesa de Asturias».

Decenas de personas asistieron a la presentación de las Jornadas de los Callos
Decenas de personas asistieron a la presentación de las Jornadas de los Callos

PREGÓN DE LLUIS NEL ESTRADA

«Autoridades, xunta llocal de l'asociación d’hostelería de Noreña, vecines/os del condáu, amantes de los callos en xeneral: 

Lo primeru de tou, como non, agradecer que l'Asociación d’Hostelería de Noreña pensara en min pa pregonar esta edición 54 de les Xornaes de los Callos. Ensin ninguna duda, una de les fiestes gastronómiques decanes, ya no d’Asturies, sinón d’España, ensin duda lo de decana, y ensin duda lo de FIESTA, porque asina la definís les propies persones noreñenses, como fiesta, esti alcuentru gastronómicu delantre d’un platu ensin parangón; que enxamás resulta indiferente. Porque pa con una bona tarrañina de callos, nun hai términos medios, o la pones en un altar y la idolatres como si fuere el mismísmu Rei Sol, o cenciellamente, cuando yes un sacrílegu a lo llargo de tola to vida, la tarreces y menosprecies, desacreditando precisamente les virtues que faen enorme a esti platu. La untuosidá, la testura, la xelatinosidá, l'arume, la complexidá y llaboriosidá a la hora de facelu, la condición d'entraña de la nuesa materia prima principal, o el puntín d’alegría, en forma de picante, que tién qu'acompangar siempre a toa buena ración de callos. 

Tengo que confesame, afortunadamente redimíu nos primeros años de la mio adolescencia, d’esa sarta de sacrílegos que tarrecen los callos, cenciellamente porque falen y falabamos d’oyíes; y como un apostol más d’esti manxar, dende’l primer momentu que metí la primer cuyaradina de postre nuna tarreña de callos pequeñinos, pegañoninos y picantinos, pido a esos y eses herexes que dicen non gustar d’esta delicia ensin habela enxamás prebáu, que lo intenten, que lo faigan. Que roben una cuyaraína de la cazuela del compañeru/a de mesa, que lo faigan con decisión y qu’al metela en boca lo faigan colos güeyos pesllaos, pero non por llerza o mieu a lo que pueda pasar; al contrariu. Que piesllen los güeyos porque la sensación va ser munchu más placentera si cabe. 

Tengo tamién que reconocer que nos últimos años aterrizo por Noreña menos de lo que me prestare. Aunque caltengo buenes relaciones con xente d'esti conceyu, dalgunos amigos y amigues con mayúscules, parentela afincada nel mesmu, y dalgún que otru sitiu de cultu nel que cuando concide pares a comer, o tomar un piscolabis; porque tien la suerte Noreña de cuntar con un emplazamientu magníficu, como parada y fonda nel centru estratéxicu de la metrópoli asturiana. 

Parando en Noreña a comer, hai dos coses que nun pueden faltar nel menú, los callos, y el chorizu sabadiegu. Producto tovía pocu conocíu de puertes a fuera d’esti condáu a pesar del incalculable trabayu desendolcáu pola Orden del Sabadiegu de Noreña nesi sen. Y tamién, pol apueste decidíu de dalgunes de les empreses chacineres del conceyu en caltener el legáu d’esti embutíu, d’aprovechamientu y orixe humilde, que na so versión actualizada pa sí quisieran munches otres cultures gastronómiques. 

Precisamente, tantu los callos, ellaboraos con tripes y pates de xata y uños de gochu, principalmente; y los sabadiegos, que na so receta orixinal se facíen colos restos del samartín; cebolla, sangre, pimentón, ayu, grasa, untu y coraes. Son claros exemplos de l’alta gastronomía d’aprovechamientu que ya se facía na nuestra Asturies d’antañu colos restos de les materies primes que había nes caseríes. Güei, décades dempués conceptos como circularidá, gastronomía sostenible o productos de kilómetru 0, nun vienen a ser otro que una forma mui “cool” d’evitar querer reconocer, abiertamente, como munchos venimos defendiendo a lo llargo de la nuestra carrera profesional; que nel legáu culinariu de les nuestres madres y güeles, na nuestra tradición gastronómica y cultural, na nuestra producción llocal, nes nuestres races autóctones, enraízase una parte fundamental del futuru non solamente del sector gastronómicu, sinon del propiu mediu rural asturianu; o lo que ye lo mesmo; de la mayor parte del nuestru territoriu, qu’anguañu sufre un deterioru imponderable por dellos factores, talos como la crisis demográfica xeneralizada y agudizada nes aldees asturianes, y quiciavis tamién pola falta de polítiques estratéxiques riales a mediu y llargu plazu pal futuru consecuente de l’Asturies rural que, nunca escaezamos, debería de ser la qu’alimentare en gran parte a l’Asturies urbana pa que esto seya realmente “sostenible”. 

Noreña, tresforma y allimenta, colos sos compangos, chorizos, morcielles, panceta, sabadiegos, llacones y callos...entre otres coses, a munchísimos asturianos y asturianes. También aprovez de los mesmos al mercáu estatal que gusta d’esfrutar de los platos referenciales de la nuestra gastronomía, que nun ye pocu. A un tiempu somos conscientes de que les más de les vegaes les materies primes, que dan forma a esos salazones, embutíos y platos preparaos, nun son asturianes. Polos motivos que seyan según los productos de los que falemos, dende l’ausencia de suficiente producción nel casu de los gochos, a cuestiones más de mercáu como puede ser el coste final del productu pa poder competir con otres empreses foriates. Nun tenemos porque rasgamos les ropes por ello. Naide nun puede criticar a la industria chacinera llocal por xenerar emplegu y economía llocal compitiendo nel mercáu coles ferramientes que tien pa competir. Pero sí debemos analizar dende ámbitos empresariales, sociales ya institucionales esta situación y convertirnos nosotros mesmos también en ferramientes; ferramientes d’un cambiu sin prisa, pero sin pausa, que mos permita ver nos llineales de los supermercados y tiendes gourmet a la nuesa industria chacinera noreñense y asturiana comercializando callos ellaboraos con callaes y pates de Ternera Asturiana certificada y manes de gochos del país. Pequeñes ediciones llimitaes de sabadiegos de gochos criaos n’estensivo nesta tierra o compangos d’Asturcelta, envasaos en caxines negres, nos lineales d’un club del gourmet de El Corte Inglés de Madrid... ¡¡Váis permíteme suañar!! 

Mentantu y non, vamos seguir esfrutando de la excelente tradición chacinera noreñense enforma d’escelentes productos que dan forma a los nuesos platos de cuyar, guisos y platos de la güela. Y esta selmana qu’entra vamos entregamos a los callos. A la so liturxia a la hora de ellaboralos, la so pulcritú, los sos tiempos, la so untuosidá, el so puntu ideal de picante. Vamos acompañalos d'un bon culete de sidra con denominación d’orixen o porque non, d’un bon vinu tintu, a ser posible que sea de los nuestro vecinos de la DOP Cangas, po’l aquello de la circularidá y la reactivación del mediu rural asturianu y sobre tou vamos compartir momentos cola nuesa xente. Los más apreciaos, los de diariu, y porque non, los que vemos poques veces al añu. Qué meyor momentu pa compartir l’inviernu noreñense que sentase en cualesquiera de los establecimientos hosteleros que participen de la fiesta alrodiu d’una mesa con un platu bien caliente de callos. Porque eso también, la tarrañina de callos tien que ferver pa escalecenos el cuerpu... y el alma. 

Munchísimes gracies»

Noreña celebra del 2 al 11 sus 54 Jornadas Gastronómicas de los Callos
Comentarios