jueves. 11.08.2022

Sobrefoz volvió a vestirse de época, como ocurre cada Sábado Santo.
La localidad pongueta acogió el Mercáu del Trasiegu, una ventana abierta al pasado rural de los pueblos de la Comarca y de todo el Principado de Asturias.
La plaza y las principales calles del pueblo fueron el marco que acogió la recreación del Mercáu, como los de antes, por donde desfilaron protagonistas de la vida de principios y mediados del siglo pasado, personajes en toda regla.
En los puestos, además de artículos artesanales y de artesanía, no faltaron les fabes, la miel, los quesos...., y los oficios y artes de antaño: filanderes, hilando lana; mondongueres embutiendo chorizos; el veterinariu haciendo las veces de médico; el matrimonio encamáu –un clásico de todos los años–; una hábil tosquiladora de oveyes; la pareja de la Guardia Civil de patrulla tras el ladronzuelo; el emigrante, maleta en ristre o la maestra en un aula presidida por la foto del dictador Franco.
El público fiel a la cita disfrutó durante la mañana en Sobrefoz, hasta donde se desplazaron muchos de los turistas que visitaron en Semana Santa la Comarca, atraídos por un Mercáu que se ha convertido en un clásico de estas fechas.
El Trasiegu de Sobrefoz volvió a poner toda la carne en el asador, y nunca mejor dicho, porque a lo largo de la jornada se asaron en la parrilla 350 kilos de costillas y más de medio centenar de chorizos criollos.
Los vecinos, La Parroquia Rural de Sobrefoz y las Fiestas de San Pedro se vuelcan cada año con esta iniciativa, que cuenta también con el apoyo incondicional del Ayuntamiento de Ponga, porque el Trasiegu es un aliciente que atrae visitantes a Sobrefoz, pero también al resto del concejo.

Al Mercáu del Trasiegu de Sobrefoz no le faltó ni el más mínimo detalle
Comentarios